miércoles, 24 de agosto de 2016

“PARA DECIR NI UNA MENOS, HAY QUE DEJAR DE CRIAR PRINCESAS INDEFENSAS Y MACHITOS VIOLENTOS"

¿Qué les parece esta frase?. La verdad es que de inicio me pareció muy fuerte, pero ahora que la pienso con detenimiento, es muy cierta, pero no por eso fácil, es decir ninguna  criamos a nuestros hijos pensando en hacer un golpeador ó una mujer maltratada, todas tratamos de forjar  hombres y mujeres felices, sin embargo qué es lo que falla, qué es lo que sobra o falta para convertir a nuestros hijos en parte de las  estadísticas de violencia intrafamiliar.
 Sin duda algo  estamos haciendo mal,  los
Ni una más
indices de violencia son elevadísimos, 603 millones de mujeres sufren de violencia intrafamiliar en el mundo, ¿Se han puesto a pensar que quizás nuestros actos son los que están conduciendo a nuestros hijos a ese futuro?
Cuántas veces no hemos dicho o dejado que nuestra pareja le diga a nuestro hijo ,” no llores, pareces niña” y cuantas veces no le hemos dicho a nuestra hija ” no juegues así, pareces niño”
Todas las madres queremos tener princesas felices y príncipes valientes y quizás no esta mal, lo que esta mal, es comenzar a limitar las capacidades de uno y otro, es decir no por que me encante el morado y ame los brillos en mi ropa significa que no puedo saber de mecánica incluso mejor que mi pareja y no por que mi pareja guste de los juegos bruscos  significa que este mal si llora con la película de Titanic (lo cual es verdad)  en realidad no pasa nada, o si?
¿Por qué aplaudimos ciertas actitudes en los niños mismas que reprobamos en las niñas y viceversa?
Si el nene desde el kinder tiene “noviesitas”, todos lo aplauden, nunca falta el “ese es mi hijo”, parece divertido decirles que es correcto tener varias  novias, cuando lo correcto en realidad es decirle que a esa edad uno no tienen novias, solo amigas y amigos.
Si la nena hace pucheritos y no ayuda en la casa por que no quiere que se le despinten las uñas todos nos reímos y decimos “desde pequeña es una diva va a ser la sensación cuando crezca”.
Y como estas una infinidad de divisiones y limitaciones que le vamos imponiendo a los niños, cuando si tratáramos de enseñarles que todos podemos hacer todo y que no por ser mujer u hombre tenemos el derecho de lastimar, nos daríamos cuenta que para ellos es mas natural ser así que seres divididos “cosas de niño” y “cosas de niña”.
La delicadeza y la valentia no están peleadas con esto, al contrario, un hombre es mas valiente cuando entiende que las mujeres pueden hacer lo mismo que él y que nada pasa y  las mujeres son mas delicadas cuando se aman  y se dan a respetar pues entienden que amar es una decisión no una necesidad.
Hay que fijarse en las frases del día a día, no permitir que los abuelos o tíos los llenen de ese tipo ideas con las quizás nosotros fuimos criados, pues la  realidad es que ese tipo  educación  sólo nos ha traído horribles historias de violencia. Como padres somos los formadores de nuestros pequeños que en un futuro no muy lejano serán la pareja, el padre, el tío , el compañero, de alguien, no pidamos milagros, si ellos están en un entorno machista o por el contrario, ellos crecerán pensando que el amor y las relaciones son así que eso es lo  “normal”.
Nosotras somos capaces de hacer todo, no tenemos limites y eso es lo increíble de ser mujer, formemos mujeres que lo sepan desde el inicio y no a causa de una ruptura sentimental, que sepan que están hechas del diamante mas fino y por lo mismo, el más fuerte.
Los hombres son un ser mágico que tiene el talento de expresar, de crear, de sentir todo, no los limitemos a los sentimientos “de hombre” enséñale a conocerse y entender que tienen la capacidad de sentir y la maravillosa habilidad de hacer sentir y que esto conlleva una responsabilidad.
Tenemos en nuestra mano la posibilidad de cambiar el futuro se que suena exagerado pero,¿Te has puesto a pensar cuántas personas van a pasar por la vida de nuestros hijos? Si lo piensas así sabrás que es verdad que una parte del futuro esta en nuestras manos.

El arte de vivir