miércoles, 28 de septiembre de 2016

"¿QUÉ TE FALTA PARA DISFRUTAR TU VIDA?"

Cuando suceden tragedias o situaciones imprevistas todo cambia, la vida se desvanece y se evapora, sin planear se pierde y todo lo que fue, deja de ser y de un momento a otro hay un gran vacío y mucho dolor.
Sonríe
A pesar de que es bien sabido que la vida no tiene garantías y se sabe que nada está asegurado. La verdad es que todos en algún momento desperdiciamos buenas oportunidades por creer que se vive eternamente. En realidad, nadie sabe cunado será la última conversación que se tendrá con un amigo, tampoco hay manera de asegurarse si el día de mañana regresará la oportunidad que hoy no se quiso o no se pudo aprovechar. Lo único seguro es el momento que se vive y se tiene y aun así, cuantas veces también se pierde.
Hoy es un gran día estas aquí, no pierdas tu oportunidad vive, goza y disfruta recuerda hoy es lo único seguro que tienes
A pesar de que sea un cliché la vida es un regalo. Solo se puede disfrutar en tiempo presente. El ayer ya fue y el mañana no se sabe que será.
Claro que si cada quien supiera cuanto tiempo tiene para vivir, disfrutaría cada instante. Si de alguna manera se pudiera tener conciencia del valor del tiempo, de lo preciado que son las personas, de los instantes que se pierden … seguramente se cuidarían más las relaciones, las personas y el tiempo.
Cuantas veces las personas hacen llorar o lastiman a seres queridos, cuantas situaciones se quedan en silencio, olvidando el agradecimiento, evitando el poder expresar el gran cariño o amor que se siente… que pasa cuando uno calla con tal de no decir que tan orgulloso se siente por tener cerca a una persona, un hijo, un amigo o hasta a los propios padres. La vida se va, no espera.
Cuantas oportunidades desperdiciadas por el orgullo, la vanidad y el miedo. Tristemente cuando las situaciones de la vida confrontan y sacuden es cuando se dice: “Debí de haber hablado, como no perdone, porque no le dije la verdad, etc.”
¿Cómo decirle a la persona que se murió todo aquello que en vida no se pudo? ¿Quién puede hablar cuando ya no hay quien escuche? ¿Dónde quedan las palabras, el cariño y las intenciones que no se pudieron expresar? ¿Cómo y a quien se le puede dar explicaciones?
Cuando esto sucede, diera uno para poder retroceder el tiempo, y tener tan solo una segunda oportunidad. Poder decir lo mucho ama, que se aprecia y que se respeta. Que fabuloso seria poder reconocer que no hay días en vano, que cada momento es valioso.
Cuando pasan cosas que golpean duramente, estas situaciones ubican y recuerdan que nada es eterno y todo se acaba. No hay que dar nada por sobre entendido.
Si se tuviese presente lo frágil y corta es la vida, seguramente habría un cambio o un ajuste dando más importancia a las cosas que son significativas, apartando todo aquello lo que lastima, aleja o limita.
Una lágrima derramada, una tristeza injustificada, acorta la vida, quita energía y crea una sensación de vacío y desolación.

Hay que disfrutar la vida que es un regalo. Hay que estar consciente que solo se vive una vez.

El arte de vivir

martes, 27 de septiembre de 2016

"VIVIR DE PRISA NO ES VIVIR, ES SOBREVIVIR"

"Creo que vivir deprisa no es vivir, es sobrevivir.
Nuestra cultura nos inculca el miedo a perder el tiempo,
pero la paradoja es que la aceleración nos hace desperdiciar la vida.”
“Hoy todo el mundo sufre la ENFERMEDAD DEL TIEMPO:
la creencia obsesiva de que el tiempo se aleja y
debes pedalear cada vez más rápido”
Vivir sin prisa
“La velocidad es una manera de no enfrentarse a lo que le pasa a tu
cuerpo y a tu mente, de evitar las preguntas importantes…
Viajamos constantemente por el carril rápido, cargados de emociones,
de adrenalina, de estímulos, y eso hace que no tengamos nunca el tiempo
y la tranquilidad que necesitamos para reflexionar y preguntarnos
qué es lo realmente importante.”
“La lentitud nos permite ser más creativos en el trabajo,
tener más salud y poder conectarnos con el placer y los otros”
“A menudo, TRABAJAR MENOS significa trabajar mejor.
Pero más allá del gran debate sobre la productividad
se encuentra la pregunta probablemente más importante de todas:
¿PARA QUÉ ES LA VIDA?
“Hay que plantearse muy seriamente
A QUÉ DEDICAMOS NUESTRO TIEMPO.
Nadie en su lecho de muerte piensa: “Ojalá que hubiera pasado más
tiempo en la oficina o viendo la tele”, y, sin embargo, son las cosas
que más tiempo consumen en la vida de la gente.”
ELOGIO DE LA LENTITUD de Carl Honoré: “vivir deprisa no es vivir, es sobrevivir”
21 julio 2009, Can-Men 

El arte de vivir

lunes, 26 de septiembre de 2016

"HAY TANTA GENTE FALSA, QUE NI ELLOS MISMOS SABEN QUIENES SON EN REALIDAD"

"Si los que hablan mal de mí supieran exactamente lo que yo pienso de ellos, hablarían peor"
Sacha Guitry
Ahora son exactamente la una de la mañana y no puedo dormir. Necesito escribir esta entrada. Va dedicada a todas las personas falsas, hipócritas, envidiosas. Estoy harta de la gente falsa, de quienes se dedican a dejarte mal delante de otros. Estoy harta de la gente que te pone una cara por delante y después otra por detrás, estoy harta de que me sonrían y después cuando volteo la espalda me apuñalen.
Gente falsa
Hay cosas que me sacan de quicio y que consiguen que me enfade realmente cosas que cada vez soporto menos... estoy cansada de la gente falsa, de que se le de tanta importancia a lo que en realidad no importa, de que la gente no se fije en lo que vale una persona, de que se valore el "glamour" y el dinero por encima de las virtudes, de saber que hay gente a mi alrededor que, aunque se crean superiores, no merecen la pena…
Hay un dicho muy popular que dice: “No soy monedita de oro para caerle bien a todos”. Lo cierto es que es inevitable encontrarse con personas a quienes les desagrades, sientan celos o quieran arruinar tu reputación. Pero todavía no conozco a nadie que celebre cuando la gente habla mal de su persona. ¿Qué podemos hacer para no molestarnos? No darle al asunto tanta importancia. Si lo que se dice de ti es verdad, por ejemplo si se trata de una falta, tienes que admitirla y, mejor aún, corregirla. Pero si no es verdad, ¿para qué preocuparte? A fin de cuentas, la gente que mejor te conoce no lo creerá.
Los seres humanos somos verdaderamente complejos. Tenemos la tendencia de medir a los demás de acuerdo a lo que vemos por fuera. Hacemos nuestro propio instrumento para medir a los demás, pero muy rara veces lo usamos para medir el tamaño de nuestra propia condición. Sin embargo, debemos recordar que el “metro” que usamos para medir a los demás servirá también para que nos midan a nosotros. Hasta en la Biblia el Señor nos recuerda que no debemos juzgar de acuerdo a las apariencias sino hacerlo con justo juicio.
Uno se topa en la vida con seres que lo único para lo que nacieron es para hablar mal de los demás. Siempre habrán seres que van a envidiarnos aunque no tengamos nada envidiable. Pero es así, lo triste es que pasarse el día hablando mal de alguien hace que al final esas personas sean las que terminen sintiéndose mal. Vivir enjuiciando a los demás habla de la mala vida sexual que tienen. Siempre he pensado que a mayor moralismo, menos orgasmos.
¡Es necesario que antes de juzgar a los demás, nos analicemos a nosotros mismos! ¿Por qué la gente tiene que ser tan falsa? No entiendo... No puedo responder esa pregunta, pero lo real es que el mundo esta lleno de gente falsa, gente que se fingen amigas y por detrás te ataca.
Yo conozco personas que pensé que eran buenas pero después descubrí que son unas FALSAS de mierda, a mi me duele que me usen (como creo le ocurre a todo el mundo), que feo que exista tanta gente así, que te causen tal decepción cuando las creías “amigas”. Está visto que hoy en día no se sabe en quien confiar. Y saben qué es lo peor, que esos hipócritas hablan mal de uno ¡sin motivo! Ese tipo de gente me da lastima. A mi me han fallado unas cuantas personas, algunas las he dado por amigas y lo que intentan a mis espaldas es joderme. Y luego tan frescas como una lechuga, cuando me ven, me saludan y hasta me halagan pareciendo que se interesan por mí.
Todos tenemos amigos y simpatizantes con los que estamos más o menos de acuerdo en la forma de ver la vida, en la forma de comportarse, con los que compartimos en mayor o menor grado una forma de pensar. Estas personas podrán criticarnos pero difícilmente hablarán mal de nosotros. Quienes hablan mal de mi son aquellos a quienes no les gusta como soy. Éstos me juzgan por lo que digo y por lo que hago, pero lamentablemente ninguno de nosotros es tan transparente como para que todo lo que pensamos sea percibido por los demás. Si teniendo una visión parcial de mi no les gusto, menos les gustaría si percibieran la totalidad de mis opiniones sobre ellos, por lo tanto estarían más en desacuerdo conmigo si las conocieran, ergo hablarían peor.
Sin dudas, no todo el que está a nuestro lado está con nosotros. Esa gente que tiene dos caras, que finge ser tu amigo o estar de tu lado, y luego hace o dice cosas que provocan que salgas afectado, expuesto o tratado mal como resultado de lo que insinúan, son personas desleales, inseguras e inestables. Muy a menudo son personas con recursos emocionales pobres, y que probablemente son individuos infelices. Esas personas son así con mucha gente y necesitan ser tratados de manera objetiva como gentes con las que tienes que tener cuidado.
Yo detesto hasta la coronilla a la gente con la que me porto bien y a la que ayudo sin pedir nada a cambio y por detrás me critican. Detrás del chisme y las habladurías casi siempre se esconde una mala intención, como cuando se cuenta una mentira para arruinar la reputación de alguien. Pero aunque no lleven esa mala intención, si provienen de un amigo o un conocido al que aprecias mucho, causan dolor.
La gente de dos cara son personas superficiales, de miradas falsas y sonrisas vanas. Siempre creyéndose importantes, especiales. Personas estúpidas, poco profundas, despreciables, falsas y nauseabundas. Todos tienen el poder de decepcionar. A mi en lo particular no me importa lo que piensen (aunque no dejo de reconocer que a veces me cargan), no me importa lo que de mi quieran esperar, no me importa cuantos me odien los que me aman siempre estarán.
En la vida siempre vas a encontrar gente que te rechace. Pensar que todos deberían aprobarte es sin duda un trastorno de personalidad. ¿Sabes cuándo reconocer a quién te teme o te envidia? Cuando no es capaz de hablar contigo de frente sino a tus espaldas.
Hay muchas razonas por las que la gente recurren a la hipocresía y entre las principales tenemos: incapacidad de hacer amistades cercanas, incapacidad de llegar donde quieren en la vida, envidia, estupidez… pero en resumen cualquiera que sea el motivo lo cierto es que esta gente no piensan en lo que hacen y el daño que causan.
Sin embargo me he dado cuenta que aunque quieras vengarte de ellos es mejor no darle importancia porque eso les jode mas. De todas maneras no entiendo porque tiene que haber tanta maldad, tanta manipulación... hay tantas amistades que no son lo que parecen. En este mundo hay gente que hace daño porque es así, porque les parece una buena forma de entretenerse. Me hierve la sangre al pensar en esas personas, por eso creo que mi política de no confiar en nadie sigue siendo válida, porque hasta de quien menos lo esperas recibes una traición. Todos conocemos gente de ese talante. Yo me vanaglorio de no ser esa clase de persona y no lo seré JAMÁS.
Pero sé que aún hay personas que SI merecen la pena, personas que les interesa que esté bien día a día, amigos que lo dan todo por verme sonreír y les doy las gracias por su apoyo, sus verdades de frente, las tardes de risas, los abrazos cuando estoy mal, por todo, pero sobretodo por no ser una de esas personas falsas, esas por las que a veces dan ganas de mandar todo a la mierda. ¡Pero no! Hay que reírse y vivir la vida al límite con esas personas que merecen la pena para nosotros.
Hoy tenía pensado dedicar unas letras al amor pero estoy tan dolida que no he podido remediar desahogarme aquí. Buenas noches a todos.

El arte de vivir

domingo, 25 de septiembre de 2016

"AMAR ES CUIDAR: ASI DE SIMPLE, ASÍ DE SENCILLO"

Amar es cuidar. Es simple, no hay amor que se base en el descuido. De hecho, no hay nada que
Ama es cuidar
caracterice más el pensamiento de una enamorado que el de cuidar a su pareja. Hacerlo significa mantener los pequeños detalles, valorar a quien tenemos al lado y hacerle sentir especial, escuchado y amado.
Puede parecernos muy obvio, pero la realidad es que lo primero que solemos abandonar es precisamente eso: el cuidado. Conocemos a la perfección la teoría, sabemos que hay que conquistar cada día o que debemos mantener la atención sobre nuestra pareja o la persona a la que queremos.
Sin embargo a la hora de llevar a la práctica esta costumbre del cuidado diario solemos pecar de desinterés y acabamos por dañar nuestra relación con actitudes de indiferencia o de procrastinación, es decir, de postergación de los pequeños detalles.

El arte de vivir

sábado, 24 de septiembre de 2016

"¿QUÉ ES LO QUE LA VIDA NOS ENSEÑA?"

La vida nos enseña a amar, a mentir, a soñar, a respirar profundo antes de correr un riesgo, a escapar de la realidad, a superarte, a no volver a caer, a levantarte, a saber quién te quiere de verdad y a quién sólo le interesas, a cubrir con cosas materiales nuestras carencias, y a estar solos, igual que venimos, igual que nos iremos.
Lo que la vida nos enseña
La vida es un aprendizaje constante, y el que se estanca, aunque siga respirando, muere. Es un regalo que hay que disfrutar, hay que tratar de sentirse, de comprenderse, hay que jugarse menos y quererse más.
No estás haciendo las cosas mal, si te sales el camino que nos marcan, lo que sentimos es lo correcto, es lo que somos, y los pensamientos que no controlamos son lo que nos atormentan, y nos generan miedo, el miedo a no ser capaz, el miedo a desaparecer.
El ser humano tiene sesenta mil pensamientos al día, y la mayoría son negativos, pero tienes que saber que se pueden cambiar. Como el que chasquea los dedos y que poco a poco, a base de espantarlos, dejan de aparecer, igual que un gato si le dejas de dar comida. Recuerda, que igual que piensas, sientes, y disfruta de cada momento, porque la vida es eso, momentos. Momentos como este.
Volvamos a levantar los mecheros, celebrando lo vivido, a cogernos de las manos, recordando a los caídos, sabiendo que el tiempo no importa, porque no es real, lo que algún día fuimos, quedará grabado en las cenizas de la eternidad.
Melendi

El arte de vivir

viernes, 23 de septiembre de 2016

"LA INFIDELIDAD NO SOLO ES ENGAÑAR"

Partiendo de que la infidelidad no sólo es engañar o quebrantar un código moral, es lastimar, herir y destruir al semejante. Hay algo más común con el tema de la infidelidad; las repercusiones a nivel psicológico y social que se presentan en las personas que han sufrido un engaño de este tipo. A continuación te menciono las consecuencias más comunes.
La baja autoestima
La infidelidad
es característica en las personas que han sufrido infidelidad, pues pierden la confianza y seguridad en sí mismas.  Esta idea de suponer que la pareja ha decidido experimentar con otra persona sus fantasías y sus deseos se vuelve una amenaza constante, reflejo de su minusvalía y un pobre concepto de valor y amor propio.
La depresión
es un tema de salud que ha incrementado considerablemente en países latinoamericanos, y una causal de ello es justamente la infidelidad. Este sentimiento de tristeza inexplicable, el sentimiento de vacío y la falta de energía para realizar tareas diarias, representa alguna pérdida, esa parte del proceso del duelo donde es inconcebible e innegable aceptar que la persona amada ya no está, ya no te pertenece. Desafortunadamente las implicaciones psicológicas y fisiológicas puestas en juego en la depresión, van más allá de la sensación, pues este sentimiento de vacío puede llevar hasta la muerte.
El alcohol y algunas drogas
son utilizados como des-inhibidores del estado de ánimo, se tiene la teoría de que bajo los influjos del alcohol específicamente, la persona tiene mayor valor en expresar sus emociones y sentimientos. Es común escuchar que la gente va “ahogar su dolor” cuando sufre un desamor y con ello, sin duda, existe mayor tendencia a que una persona que ha sufrido infidelidad llegue a incrementar el uso de sustancias tóxicas.
Otra repercusión de índole social y familiar es la violencia, pues cuando se descubre el engaño se destruyen la ilusión y los propósitos con los que se había construido la relación, lo que genera enojo, rabia e ira.
Aquí sólo se mencionan algunas de las repercusiones, pero existen otras tantas que no dejan de ser igual de significativas como las anteriores, por ejemplo: las infecciones de trasmisión sexual, hijos no deseados, el aborto, el abandono, etcétera. Por lo que debemos estar conscientes que la infidelidad no sólo es momentánea, ya que sus consecuencias duran para siempre.

El arte de vivir 

jueves, 22 de septiembre de 2016

"NUNCA TE AVERGÜENCES DE SER COMO ERES"

La vergüenza es una enemiga pública, pero íntima y personal, que convive contigo todos los días de tu existencia, y por ella has dejado de hacer muchas cosas. Te has adaptado a su sutil forma de acapararte, de robarte tu identidad y autenticidad.

Nunca te avergüences.
La vergüenza nace de la creencia de que no puedes equivocarte, no puedes ser imperfect@, no puedes ser menos que los demás. Buscas el perfeccionismo, y cuando fallas, la vergüenza (como una señor@ madur@, aburrid@ y frustrad@) te señala con su dedo, anunciándote que no eres lo que pretendes ser. Y en esa aventura de ser quien no eres, el precio que pagas es tu propia felicidad.

* Por vergüenza dejaste de usar blusas sin mangas porque los años han debilitado tus tríceps y la carne colgando te avergüenza, porque en verdad te acobarda la idea de envejecer, sin aceptar que es un proceso que todos viviremos.
* Por vergüenza no llamaste a ese hombre que tanto te gustaba, por temor a lo que “pensaría” si lo hicieras.  Era mejor poner una distancia e indiferencia falsa que mostrarle tu verdadero interés.
* Por vergüenza no estudiaste lo que querías, ni te atreviste a usar ese color de cabello tan extremo, o no te postulaste para el nuevo puesto en tu empresa.
* Por vergüenza usas ropa interior con relleno, aunque te moleste.  Usas demasiado maquillaje para ocultar tus arrugas, zapatos cerrados para evitar mostrar tus pies grandes, anchos…
* Por vergüenza no dijiste que no..

El arte de vivir