domingo, 6 de marzo de 2016

"COMO TRATAR CON GENTE COMPLICADA"


Cuando se tratan problemas con gente difícil se han de adoptar las medidas necesarias para minimizar las posibles situaciones estresantes, sin entrar en discusiones que hagan perder el tiempo, y tener cuidado, cuando se hace uso de la palabra, de no estar en fuertes estados emocionales que generen confrontación.
Por lo general da buenos resultados comenzar las conversaciones tratando temas que gustan, como las aficiones, la familia, el deporte,…, así se consigue un buen ambiente sintiéndose cómodos y que se hable.
Gente feliz
Se ha de conversar sobre los hechos y no sobre como son las personas, sobre cómo han de estar las cosas y no cómo se quiere que estén.
Disculparse por los errores que se haya podido cometer.
Afrontar los asuntos con profesionalidad y firmeza sin elevar la voz, estando tranquilo y manteniendo un adecuado nivel emocional, lo que hará que la persona difícil escuche.
La forma en que se comunica con las demás personas tiene que ver con la manera en que estas reaccionan. También se ha de tener en cuenta que mucha gente adopta esas actitudes difíciles para conseguir sus metas. Si es posible conviene saber lo que la persona con quien se conversa, ha venido haciendo en el pasado para obtener lo que desea.
La información y el conocimiento es poder y a través de ellos se han de gestionar técnicas adecuadas para tratar con personas y así poder mantener una comunicación eficaz.
Darse confianza a si mismo, para así no estar tan preocupado por lo que otros piensan, ni dejarse intimidar, creando en la medida de lo posible un entorno tranquilo donde se escuche una voz clara y se pueda hacer valer por si mismo, sin que exista sumisión.
Si no se logra ver el problema que pueden plantear personas difíciles es conveniente pedirle que lo expliquen, aunque haya que llenarse de paciencia para ello, al tiempo que se ha de ser moderado con uno mismo, y ante ataques conviene responder con una pregunta, que aunque tenga una negativa por respuesta si que se consigue reducir la posibilidad de más ataques similares.
Permanecer abierto a las opiniones, ideas y puntos de vista de otras personas, y tratar de encontrar algo en la conversación que se pueda apreciar y comentar de forma inteligente, incluso en errores que se aprecien, comentar la forma de hacerlo bien, lo que suele reducir los ataques.

El arte de vivir