sábado, 20 de febrero de 2016

"LAS PAREJAS YA NO TIENEN SEXO EN LA NOCHE DE BODAS"

EL SEGUNDO EVENTO MÁS ESPERADO DE LA NOCHE YA NO LO ES TANTO.
Desde hace siglos, la educación sexual de muchas mujeres y hombres se resumía a un par de palabras nerviosas de los padres antes de la boda. Era una noche nerviosa y muy esperada. Claro, esto bajo la costumbre y el rigor de que el sexo premarital (casi) no existía. Y claro, de todo aquello no se podía esperar una gran noche de sexo. De hecho, muchos tienen bajas espectativas para cuando pierdan su virginidad (aunque hay unos cuantos trucos para que todo vaya muy bien).

Un mundo mejor
Sin embargo, muchas parejas hoy en día no tienen sexo en su noche de bodas. De acuerdo Jezebel, una compañía que elabora papel e invitaciones realizó una encuesta para saber cómo eran en realidad los novios hoy en día. Y lo que arrojó es interesante, en parte porque le quita la presión social a esa noche. De las mil parejas encuestadas, 25% no tuvieron sexo en la noche de bodas, aunque hay otros estudios donde el número sube a un 67%.
¿Por qué no tuvieron sexo? En muchos casos (24%) el novio estaba demasiado alcoholizado, el 16% de las novias demasiado cansadas, el 13% de ellas habían bebido de más, el 11% tenían que cuidar a sus hijos, el 9% tuvieron una pelea antes de que terminara la recepción, un 9% tenía que irse a su luna de miel, el 7% tuvieron una fiesta que duró toda la noche, 4% de los novios estaban muy cansados, y un pequeño 4% de las parejas no sintieron ganas.
Después de todo el estrés que involucra planear una boda, tiene bastante sentido, lo que no dice es si contaban con una wedding planner, aunque eso no garantiza menos estrés.
Otro punto clave es que el sexo prematrimonial se ha establecido como una práctica perfectamente normal, siempre y cuando se haga con cuidado. No sólo porque lo vemos como algo más normal, o moralmente aceptable, también porque hemos aprendido a desligar la idea de amor con la del sexo. Por tanto, el hecho de que una pareja tenga o no relaciones en la noche de bodas es irrelevante y poco significativo en cuanto al amor que se tienen.
Por lo que, claro, la emoción del sexo después del matrimonio cambia en gran medida con estas nuevas reglas sobre el sexo, lo cual me parece maravilloso, porque le quita la presión a la idea de la noche de bodas y verificar que las mujeres sean vírgenes, y todo aquello que es tan 1800s. Lo que es más, es maravilloso que tus invitados, amigos y familiares no tengan esa certeza sobre lo que ocurre entre la pareja de recién casados. El hecho de que todo mundo lo sepa, y lo espere, le quita parte de la diversión. Como lo explica Marie Fischer:
Es un cliché. Es planeado y no es para nada espontáneo. Es sexo por tener sexo, porque todos esperan que lo hagas justo después de que termina la recepción. Y de alguna manera, sabiendo que te vas a ir de la fiesta, irte al hotel o a casa, o donde sea que vayas e inevitablemente tener sexo le quita todo lo divertido. Es casi como hacer la limpieza.
A final de cuentas, es un momento sólo de dos personas y pueden hacer lo que quieran con su noche.
Y ustedes, ¿Están esperando hasta la noche de bodas?.

El arte de vivir