sábado, 26 de diciembre de 2015

" A VECES NO ESCUCHAMOS COMO GRITA NUESTRO INTERIOR"

¿Cuántas veces en la vida nos hemos visto obligados a tomar una decisión y nos preguntamos si debemos seguir avanzando?. Aún cuando estemos en la dirección correcta los temores a lo incierto a veces nos hacen detenernos, nos paralizan y el miedo que sentimos por lo desconocido, nos hace dudar. Pero es precisamente avanzando y enfrentándonos a nuestras inseguridades y temores como logramos vencerlos.
Tú voz interior
“Para escuchar la voz interior hay que practicar las tres P: paciencia, persistencia y perseverancia”
“Todos en algún momento de este proceso nos hacemos la misma pregunta: ¿cómo se que esta voz que viene de dentro, es la voz de mi sabiduría interior y no la voz del ego?”
“En realidad no es difícil reconocerla, la voz interior viene del corazón y nos es fácil identificarla si la escuchamos desde el corazón, nosotros sabemos distinguir perfectamente en nuestro interior cual de esas voces es cual y nos basta con cerrar los ojos, poner nuestra mano en el pecho y sentir cada latido para saber la respuesta”
Claves para reconocer la voz interior
* Presta atención a las señales que aparecen en tu vida, los mensajes llegan a través de personas, libros, películas o situaciones.
* Observa las voces que hay dentro de ti y aprende a distinguir la voz que te guía. Escucha las certezas que emanan de tu ser.
* Afirma cada día que quieres vivir en contacto más íntimo con tu voz interior y considérate merecedor de recibir las respuestas que necesitas.
* Practica el ejercicio anterior creando tu propia afirmación
* Sigue los siguientes pasos:
- Se consciente de que eres un canal creativo y estás constantemente recibiendo
- Reconoce tu capacidad de recibir
- Dedica un tiempo a escuchar
- Pregunta desde tu corazón
- Cultiva la intención y la paciencia y encuentra un lugar adecuado para conectar con tu sabiduría interior, cada día.
-  Confía en que ya tienes todas las respuestas y estas creando la habilidad de escucharlas.
- Ten presentes cada día las 3 “P”: paciencia, persistencia y perseverancia.
Feliz reencuentro con la voz de tu interior!

El arte de vivir