domingo, 4 de octubre de 2015

"DIGNIDAD - HUMANA, UN DERECHO FUNDAMENTAL"

El concepto de dignidad humana tiene su origen en la antigüedad griega; sin embargo, se ha enriquecido en su significado y alcance a lo largo del desarrollo de la historia humana, pasando de ser un concepto vinculado a la posición social a expresar la autonomía y capacidad moral de las personas, constituyéndose en el fundamento indiscutible de los derechos humanos. Especial
La dignudad
relevancia tiene la dignidad humana, como elemento para enfrentar y desarrollar las normas relativas a las transformaciones sociales provocadas por el desarrollo científico y tecnológico. En este texto nos centramos en abordar las que se refieren al inicio de la vida humana y a su final.
"No tengo derecho a decir o hacer nada que disminuya a un hombre ante sí mismo. Lo que importa no es lo que yo pienso de él, sino lo que él piensa de sí mismo. Herir a un hombre en su dignidad es un crimen."
Antoine de Saint-Exupery - escritor y aviador francés (1900-1944)

La dignidad es un valor, un derecho inviolable, fundamental  e intangible de las personas, inherente al ser humano porque es un ser racional que posee libertad y es capaz de crear cosas, se basa en el respeto y la estima que la persona tiene de sí misma y del respeto que merecemos recibir de otros sin importar como seamos.

¿Somos conscientes de esto?  Todos los seres humanos podemos realizarnos, cambiando y mejorando nuestras vidas tomando nuestras propias decisiones en libertad. Cuando reconocemos las diferencias y las toleramos podemos sentirnos dignos, con honor y libres. Vivimos con sensación de plenitud, satisfacción, y reforzamos la personalidad.

La formalidad, honestidad y honra de las personas requieren de actitudes de nobleza, lealtad, generosidad, hidalguía, decoro y respeto por los demás, y hacen a la dignidad, a la hora de cumplir con los compromisos.

Desde sus orígenes en la antigua Grecia el concepto ha ido enriqueciéndose a través de la historia en su significado y alcances quedando señalado en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 que habla de la "dignidad intrínseca (...) de todos los miembros de la familia humana", y afirma en su artículo 1º que "todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos".

Es esencial tener claro los conceptos de bueno y malo y el respeto por los valores que nos hagan actuar con actitudes dentro la ética, sabiendo que lo contrario nos colocará en posición de dañar la dignidad.

Independientemente de las características físicas, intelectuales, posición social, económica o cultural, la dignidad como valor intrínseco supremo hace que merezcamos respeto y tenemos el derecho de así exigirlo, la esclavitud, genocidio, secuestro, abuso sexual , reclutamiento de menores, discriminación, maltrato físico, bullying, mobbing, inequidad social, inseguridad política, injusicias, etc. ofenden y lesionan el derecho a la dignidad como condición indispensable para el desarrollo de la sociedad actual.

No olvidemos que la dignidad es vapuleada cuando se vive en la miseria, cuando las oportunidades no existen, cuando se vive en un lugar hostil y violento, cuando hay guerras o en situaciones de enfermedad, pero además el desarrollo científico y tecnológico enfrenta a los individuos a nuevos riesgos en relación con el respeto de su dignidad haciendo especial hincapié en cuidar de los extremos de la vida -el nacimiento y la muerte- donde el ser humano es más vulnerable e indefenso.

"La dignidad es el respeto que una persona tiene de sí misma y quien la tiene no puede hacer nada que lo vuelva despreciable a sus propios ojos."
Concepción Arenal - escritora española (1820-1893)

El arte de vivir