miércoles, 28 de enero de 2015

"REFLEXION SOBRE LA VIDA"

La vida es lo queramos que sea.

Nos conformamos en vez de arriesgarnos, sin pensar que cada día que pasa, no volverá. Nada está escrito, nada es imposible, ni siquiera posible... todo depende de nuestra voluntad, de esas fuerzas que nos salen de adentro, decir de adentro es decir que puedo afrontar cada desafío.

Tenemos el poder cuando estamos convencidos, cuando estamos decididos, cuando de verdad queremos algo. No hay obstáculo capaz de imponerse, si queremos podemos llegar más lejos, si queremos podemos llegar más alto, si queremos podemos hacer lo que sea... "sólo hay que proponérselo"...

La vida es algo hermoso, siempre y cuando la hagas a tu manera, sin dejar que nada ni nadie opine por ti, que se meta en tus asuntos queriendo arreglarlos. Nunca dejes que nadie te arruine la vida La vida es una sola, vívela paso a paso y no dejes de hacer nada, probablemente te arrepientas y cuando te des cuenta será demasiado tarde.

Tampoco dejes de vivir los sueños y las ilusiones, sin ellos , la vida no tiene sentido. Trata de ir siempre de frente, sin vueltas...No confíes en toda la gente que te rodea, a veces piensas que es la mejor persona del mundo, y en realidad es un verdadero enemigo.

Anda siempre con la verdad, por más dolorosa que sea, de todas formas vale mucho más que una mentira. Si algún día te sientes solo, y tienes ganas de llorar, hazlo, muchas veces ayuda a que te desahogues.Ante cualquier problema; no huyas por miedo a enfrentarlo, y nunca olvides esto: 
Todos tendemos a caer en la rutina en algún punto de nuestras vidas, lo cual repercute agravando innecesariamente los problemas cotidianos en el trabajo y la familia, tornando la vida peligrosamente monótona. Muchas cosas que deberían ser atendidas, pasan desapercibidas frente a nuestros ojos sólo porque no estamos observando, sino solamente viendo.
Estamos acostumbrados a llegar a casa sanos y salvos, de frecuentar a nuestra familia más cercana, de contar siempre con alimentos y servicios básicos, pero todo lo damos por seguro, como si fuera imposible perderlo. Si te sientes de esta forma, lo más probable es que hayas perdido las ganas de vivir. Has olvidado nuevamente la idea principal de vivir y te estás perdiendo de cosas maravillosas.

El arte de vivir