martes, 27 de enero de 2015

"NO GUARDES TUS SENTIMIENTOS""

“Todas nuestras emociones se inscriben al nivel del cuerpo”.  Boris Cyrulnik.  En muchas ocasiones la enfermedad física es el resultado de un desequilibrio emocional que persiste a través del tiempo.  Las enfermedades psicosomáticas son producidas

Sentimientos

por somatizaciones del individuo, es decir, cuando la relación mente-cuerpo se ve alterada debido a emociones displacenteras, sentimientos negativos, modificaciones del ciclo vital o situaciones de alto impacto emocional, las cuales producen estrés, que puede representarse en forma de síntomas o enfermedades físicas.
No es fácil asumir y enfrentarse a todas las situaciones y pruebas que nos pone la vida, pues no existe un manual que nos dicte unas pautas para poder llevar a cabo esas situaciones de la mejor manera posible y poder salir airosos en todo momento. Nosotros nos servimos de la experiencia para saber qué es lo que debemos hacer en una determinada situación, cuando es mejor actuar y cuando es mejor esperar o mantenerse al margen.

Sacar nuestros sentimientos al exterior y no ir acumulándolos poco a poco, también es complicado. No siempre encuentras a la persona indicada y que te transmita confianza para poder contárselo todo y que te escuche sin juzgarte por ello. Pero si por ti mismo no eres capaz de sacar a la luz todo aquello cuanto te perturba y pasa por tu mente, sea de la manera que sea, al final, tu cuerpo se resiente y te avisa de que algo va mal.

Una famosa frase dice "Mens sana in corpore sano" ("Mente sana, cuerpo sano") y qué gran verdad es. El poder de la mente es algo increíblemente fuerte y a su vez increíblemente desconocido hasta el día de hoy. Cuando algo nos perturba, nos atormenta o cosas de ese que tipo, se manifiestan con; dolencias físicas que son una repercusión de la inestabilidad de nuestra mente. Porque el cerebro, es el mayor órgano del sistema nervioso central y es el que controla todo nuestro organismo y cuando algo va mal, te lo hace saber de una manera u otra.

Por eso debemos saber controlar nuestra mente, entrenarnos día a día y fortaleciéndolos. Una vez que tengamos el control de nuestra mente y no dejar que ella nos controle a nosotros, todo irá mucho mejor. Para conseguirlo hay que esforzarse, esforzarse mucho, ser constante y si tienes alguien en que apoyarte mejor, sino contigo mismo vale. ¿Tienes todo lo necesario y ganas de cambiar a mejor? Pues adelante, es el momento.

El arte de vivir