viernes, 31 de octubre de 2014

"¿QUE "CAPACIDAD" DE NUESTRO CEREBRO USAMOS?"

¿Sólo usamos el 10% del cerebro?

Pensamiento
Más que capacidad del cerebro humano habría que hablar de potencial.
Sólo utilizamos el 10% de nuestra capacidad cerebral”, una cita erróneamente atribuida a Albert Einstein, es en realidad una falacia sin ningún tipo de base científica, de la que se sirven ciertas doctrinas espiritistas como la Cienciología para dar cabida a supuestos poderes psíquicos aún latentes o a una inteligencia potencial desmedida. Una afirmación que, sin embargo, no figura en los libros de psicología o de fisiología del cerebro, y que ha sido insistentemente desmentida por la neurociencia durante las últimas décadas.

El cerebro pesa alrededor de 1,4 kg y contiene unos cien mil millones de neuronas, que poseen unas prolongaciones con las que establecen billones de conexiones entre ellas. Se ha calculado que estas prolongaciones tienen una longitud total de unos 150.000 km...
Esa afirmación que casi todo el mundo da por cierta, según la cual sólo utilizamos un 10-12% de nuestro cerebro, es un mito como otros muchos que circulan por ahí. Alguien lo dijo (se dice que fue Einstein, aunque en tono de broma), sonó bien, y todo el mundo lo asume como cierto.

En realidad, y como es lógico pensar, usamos todo el cerebro, lo que ocurre es que seguramente no todo su potencial.

Para entender esta afirmación, comparemos el uso que hacemos del cerebro con el de nuestro ordenador. Los ordenadores que tenemos en casa son increíblemente potentes hoy día, pero utilizamos sólo una pequeña parte de esa potencialidad, la que necesitamos en cada momento (un ordenador inferior al que cualquiera tenemos en casa controló toda la misión que envió al ser humano a la luna). Sin embargo, mientras chateamos están funcionando todos los circuitos del aparato.

Esto es lo que sucede con nuestra masa encefálica: la empleamos para cubrir todas nuestras necesidades, tanto conscientes como inconscientes, pero no más, ya que el funcionamiento de los seres vivos se rige por el principio de máximo ahorro energético.
Con la musculatura pasa algo similar y si necesitamos conseguir un mayor rendimiento, debemos entrenar para desarrollar los músculos hasta que puedan proporcionar la potencia que les exigimos (todo dentro de unos límites, claro).

¿Cómo aprovechar más las potencialidades de nuestro cerebro?

Entrenando, es decir, trabajando las posibilidades de cálculo, análisis, memoria, etc. Así se consigue ser más "inteligente", aunque esto de la inteligencia es un concepto muy relativo.
Cerebro

Igual que ocurre con los músculos, el entrenamiento desarrolla las capacidades cerebrales, haciendo que se establezcan y funcionen nuevas conexiones entre las neuronas y aumentando así su "potencia". Así, hay personas capaces de recordar los nombres, apellidos y teléfonos de numerosas personas, o de hacer multiplicaciones, divisiones o raíces cuadradas con muchas cifras mentalmente y en un momento...
En resumen, podemos explicar la perseverancia de este mito del 10% porque con seguridad ha tenido algún tipo de influencia positiva en las personas, en tanto que ha podido alentar a buscar ese punto de excelencia que les sitúe por encima del dichoso porcentaje. Es posiblemente esta búsqueda, esta esperanza de poder ser mejores si despertamos esa parte “dormida” de nuestro cerebro lo que ha contribuido a que todavía se siga creyendo en él. Sin embargo, la realidad es todavía más estimulante, hemos heredado de nuestros antepasados el órgano más complejo que la naturaleza ha conocido jamás. El reto se encuentra en conocerlo adecuadamente, en utilizar eficazmente esta herramienta que nos ayuda y nos define para llegar a conseguir lo que todos anhelamos, ser felices.

El arte de vivir