martes, 2 de septiembre de 2014

"VIVIR AL LIMITE"

Nacemos para vivir, por eso el capital más importante que tenemos es el tiempo

Vivir al límite 

Nacemos para vivir, por eso el capital más importante que tenemos es el tiempo, es tan corto nuestro paso por este planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante, con el favor de una mente que no tiene limites y un corazón que puede amar mucho más de lo que suponemos. Facundo Cabral

Y entonces caemos en momentos de nuestras vidas cuando las cosas no salen bien para nosotros, y sencillamente en nuestra cabeza no podemos dejarnos de preguntar dado que pensamos que somos buenas personas, ¿por qué me pasan cosas malas? ¿Por qué esto no sale bien? ¿Por qué esto no crece?
Y no vemos éstas cosas en el momento presente, no podemos ver el "por qué" está sucediendo de la manera en que está sucediendo, pero habrá caídas y si miras atrás en tu vida, tal como decía Steve Jobs, los puntos de verdad se conectan al final. Y estoy seguro que puedes ir por momentos de tu vida en el pasado, donde las cosas no funcionaron por cualquier razón y te hicieron quien eres hoy y ahora estás agradecido de que eso sucediera. De modo que no tenemos las respuestas al "por qué" suceden estas cosas, suceden.
Pero la mayoría de ocasiones, estos periodos de bajas están ahí para cambiar algún aspecto de ti. Están ahí para hacerte una mejor persona. Muchas veces a causa de cosas que descuidaste o dejaste de hacer. Quizá tú no eras la persona en ese momento quien podría manejarlo. Porque había cosas con respecto a ti, vulnerabilidades y debilidades que eran muy grandes, necesitabas trabajar en ellas, necesitabas aprender acerca de ti mismo. De modo que el crecimiento ocurre cuando las cosas no salen bien para ti, y eso es todo lo que tienes que hacer en ese momento. Cuando las cosas no salen bien existe una gran razón sobre el "por qué" y tú debes abrazarlas, explorarla.

¿Por qué? Siempre solemos enfocarnos en "cómo" es que las cosas funcionarán para nosotros, somos una sociedad muy enfocada al "cómo" y cuando descubres el "por qué" el "cómo" llega después, es
Vivir al límite 
imperativo que hagas esto con cualquier emoción que estés experimentando, con cualquier cosa que percibas como difícil cuando lo intentas, o cuando algo te molesta, debes descender por ese agujero del "por qué". ¿Por qué te molesta? ¿Por qué sucede? Las personas promedio se enfocan en los problemas, ¿cómo pasó esto? Las personas fenomenales se enfocan en la solución, ¿Qué puedo hacer ahora mismo para hacerlo mejor? ¿Por qué pasó esto? Y ¿de qué manera me beneficiará? ¿Qué puedo hacer justo ahora que me beneficie? ¿Qué puedo hacer para prevenir esta situación de nuevo, o aprender de esta situación ahora mismo? Eso me pondrá en un camino en dirección a donde quiero estar. De modo que las malas experiencias que enfrentamos son necesarias, no todo puede ser bueno para nosotros, la vida sería aburrida de esa manera. La incertidumbre que se involucra es la que crea el momento eufórico, no saber si lo lograrás o no. Necesitas de esa incertidumbre para conservar esa excitación, eso es lo que te mantiene al límite, lo que te mantiene conectado. Esa verdadera voluntad, esa elección de que puedes hacer algo con tu tiempo y puede que seas capaz de hacerlo mejor que alguien más. Ese es el juego, diviértete con él. Y recuerda No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo, Aceptar tus sombras, Enterrar tus miedos, Liberar el lastre, Retomar el vuelo. No te rindas que la vida es eso, Continuar el viaje, Perseguir tus sueños, Destrabar el tiempo, Correr los escombros, Y destapar el cielo.

El arte de vivir