martes, 19 de agosto de 2014

"EL SILENCIO MATA""

El silencio mata, lo peor es no sentir.

Siempre se ha dicho que el peor desprecio es no hacer aprecio. Los que no aprecian utilizan el silencio, solo los que sienten algo son los que utilizan el dialogo, asi lo veo yo. Ese poema aparte de bonito y veraz nos lo dice bien claro.

Silencios que matan
La mayor declaración de amor es la que nunca se hace, el hombre que siente mucho, habla poco, dijo Platón, osea que dice que si te mueres por alguien es mejor que nunca lo digas y cargues con el dolor, ¿querrá decir eso?, o que si tienes muchas cosas que decir simplemente no las digas aunque sepas que si las dices te traerán grandes cosas ¿qué quiere decir con esa frase?

Me considero un experto en el ámbito de "cállate y no digas nada, sino, ¿qué van a decir?", creánme, tienes esa sensación de que si dices lo que piensas o sientes los demás te van a juzgar, se van a reír o te rechacen, mi consejo es que no hagas eso, que siempre, aunque te cueste trabajo digas lo que hay en tu mente, solo así los demás sabrán como eres en realidad.

Si te callas, puedes perderte de grandes oportunidades que quizá solo se den una sola vez en la vida, tendrás demasiadas cosas en la mente que podrías terminar loco,
Oscuridad y silencio
es en serio, inclusive podrías llegar al punto de ni siquiera poder dormir, y si pretendes distraerte con algo para olvidarlo, al cabo de un rato todo eso regresará a tu cerebro para molestarte nuevamente.

Todo lo que te incomode es mejor que lo hables con alguien de confianza y que nunca te lo guardes, será por tu propio bienestar físico y mental, podrías enfermarte de estrés, te dará insomnio, te sentirás fatal y podrías terminar haciéndo cosas de las que más adelante te vas a arrepentir.

Así que deja al miedo de lado y comienza poco a poco, porque quizá te será dificíl, a decir que es lo que te pasa, no guardes las cosas, no te traerá absolutamente nada benéfico, verás que al hacer esto, te sentirás liberado, tranquilo y le darás un gran descanso a tu mente.

El arte de vivir