lunes, 21 de julio de 2014

"DIME DE LO QUE PRESUMES Y TE DIRÉ DE LO QUE CARESES"

Dime de que presumes

"Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces" es un popular refrán que se usa para indicar que una persona tiene falta de aquello de lo que precisamente quiere aparentar que le sobra, indicándole que es él el primero que debe callar al respecto; es, por tanto, de uso habitual contra los hipócritas. 

Dime de que presumes
Ocasionalmente puede usarse para indicar que uno presume de algo y con ello indica otro defecto, pero este uso es menos habitual. 

Hoy día es habitual ver palabras como honradez o ética en boca de algunas personas que , pese a alardear de estas virtudes, no las poseen y deberían ser quienes precisamente las practicaran y fueran un ejemplo y, sin embargo, se permiten amonestar a los demás en vez de barrer por su casa antes. 

Lo contrario podría ser nada más simple que... 

"La humildad es sinónimo de grandeza". 

La humildad es la actitud de la persona que no presume de sus logros, que reconoce sus fracasos y debilidades y actúa sin orgullo. Humildad es la falta de vanidad y la no ostentación de los propios méritos.

Vivir este mundo no es tarea fácil. Ser auténtico en un mundo plagado de copias y de modas, tampoco lo es. Vivir se hace una tarea difícil, mantenerse fiel a uno mismo, es casi una osadía. Los que alguna vez soñamos con la utopía de un mundo mejor, nos duele esta realidad. Esta realidad que nos envuelve, que toca hasta las personas que más queremos, hasta el vecino, hasta el hermano, hasta el menos pensado.
¿Qué hacemos para vivir en este mundo inhumano? 

Buscamos sobrevivir, súper vivir y tratamos de aferrarnos a herramientas que nos permitan vivir con dignidad, aunque no sea lo ideal. No te estoy justificando, es que casi no te entiendo, es que ya no te reconozco.

Ver lo que eres hoy y recordar lo que eras antes, es como ver a dos personas totalmente diferentes. 
Se que interiormente escondes a aquel que conocí un día, se que muy en el fondo de tu alma, sigues teniendo aquellos buenos sueños que hoy ya no reconoces, que hoy no te brindan la felicidad que tanto anhelas. Te miro y veo una copia deslucida de otras personas. Es que necesitaste adaptarte a los demás, necesitaste hacerte de características y de costumbres de los demás, para no terminar en soledad.

Escondiste tu verdadera cara, para no salir lastimado, protegiste tu vida para no ser muerto. Y hoy eres una copia de los que te rodean, sueñas sueños ajenos, miras la vida a través de otras vidas, haces lo que jamás dijiste que ibas a hacer... asumes riesgos, que nunca pensaste asumir, pero esa ahora eso tu vida. Eres una copia deslucida de los que te rodean.

¿Quien eres?
Interiormente eres aquel que un día conocí, yace tu alma que un día necesitará reaccionar y revelarse ante esta realidad.... cuánto tiempo tardarás? o es que así morirás?

Ellos están felicies por tener a la personas que muestras, a mi me preocupa que ya no muestras lo que realmente eres. Pero son dos ópticas distintas, dos verdades diferentes, dos modelos diferentes.

Hablaba con Carmen anoche y ella me mencionó una frase que me hizo escribir este post... "Dime de qué presumes y te diré de qué careces". Presumes ser feliz, ser alegre, tener planes... pero solo es una careta, solo algo que deseas que los demás vean... pero eso es la realidad?. Buscaste en ellos, todo aquello que necesitabas y te llenaste de todo para copiar, para pedir prestado, para aferrarte de lo que no te pertenece, de lo que no te nace interiormente. Para sentirte lleno, aunque sea de aire, de fraude.

¿Qué tan sincera es tu vida vivida de esa manera? ¿Es auténtico lo que intentas mostrar?

Es una necesidad humana sobrevivir en la jungla, es necesario adaptarse, es necesario cambiar.... pero a tal punto de dejar de ser uno mismo, de hacer creer que eres otro y dentro tuyo esconder el "original" que eres....un "original" que vale fortuna, un "original" que vale la pena.

El arte de vivir