martes, 22 de julio de 2014

"CRISIS DE PAREJA"

La convivencia puede ser un día el cielo y otro el infierno

En una relación hay períodos en los que todo marcha bien y épocas en las que las cosas pueden Hay uniones que no soportan esta situación y deciden separarse, otras por el contrario desean trabajar sus puntos débiles y seguir adelante. Si esta es tu alternativa, te damos algunos consejos para que descubras cómo solucionar una crisis de pareja y mejorar la relación.
Crisis
ponerse un poco más difíciles. Pero cuando esos momentos se convierten en algo constante y persistente en una unión podemos entonces hablar de una crisis de pareja.

Para esta duda que te angustia no hay respuestas rápidas ni sencillas, porque las emociones y sentimientos entre tú y tu pareja no están demasiado claras. Tú sabes que para tomar la decisión no sirve de nada ponerte a deshojar una margarita.

La convivencia puede ser un día el cielo y otro el infierno, un día un avance y otro un retroceso, y esto te confunde para tomar una decisión.

Peleas positivas

¿Sabías que las peleas indican salud en tu relación? Sí, las discusiones en la convivencia son una válvula de escape o una señal de que hay un problema serio que puede terminar con la relación.

Las peleas son positivas cuando no llevan insultos, humillaciones ni violencia, cuando se busca una solución y un acuerdo. Es necesario discutir para que la relación funcione bien, y además la reconciliación trae un placer posterior.

¿Cómo discuten?

Sin embargo las discusiones son negativas si tú o él se critican, involucran a otras personas o se chantajean psicológicamente con el clásico si no haces esto, dejo de hacer aquello.

Además la discusión no tiene ningún sentido si exiges algo que el otro no está dispuesto a dar, si reaccionas diciendo no a todo, si cedes en cualquier cosa para no discutir, si quieres imponer algo o dominar a tu pareja.

Una señal de que algo va mal es cuando terminan con un silencio, actúan con indiferencia ante lo que el otro dijo o acaban con la paciencia de la pareja; esto indica que el conflicto puede llegar a terminar con la relación.

Posibilidad de salvarla

Para ayudarte a decidir si te conviene continuar con la relación o decir basta, respóndete a estas preguntas:

¿La relación significa lo mismo para los dos? Puede ser que uno busque estabilidad y comprensión, y
Amor
el otro pasión y aventura. 
¿Comparten los mismos intereses y objetivos en la vida? 
¿Estás dispuesta a hacer todo lo posible para resolver los problemas que te han hecho pensar en separarte de él? 
¿Crees que si le pones fin a tu relación, tendrás pocas posibilidades de establecer una nueva relación con otra persona? 
¿El deterioro de tu relación se debe más a pequeños detalles en la convivencia que a razones de peso como la falta de amor o de pasión? 
Si sigues con tu pareja, ¿los beneficios que obtienes son mayores que las cosas negativas?
Si la mayoría de tus respuestas son afirmativas, tu relación tiene grandes posibilidades de salvarse y seguir una convivencia satisfactoria, una vez resueltas sus diferencias.

Seguir o no seguir

Según la psicóloga Irene Alonso, "para decidir qué hacer con una relación en crisis, hay que dejar de ver en el otro lo que queremos ver, y observar si su forma de vida nos hace felices, es decir, ver la realidad en lugar de las fantasías".

Una razón determinante para terminar es que tengan una gran diferencia o se opongan en los temas importantes para cada uno, como la religión, las opiniones políticas, los valores, las expectativas del futuro, los proyectos o cualquier otro aspecto de la vida.
Una de las cuestiones que provocan más rupturas son los noviazgos muy largos y conforme se prolongan, la relación es cada vez más difícil de sobrellevar. En este caso debes hablar claro con tu pareja y decirle lo que quieres, ya sea casarte, vivir juntos o terminar, y preguntarle si opina lo mismo.
En cualquier caso deben dialogar si buscan llegar a acuerdos satisfactorios para los dos. De lo contrario, siempre díganse sin hostilidad las razones de la ruptura.
El arte de vivir