lunes, 24 de marzo de 2014

"CUANDO NO SE ENTIENDE DE RAZONES"




EL CORAZÓN TIENE RAZONES QUE LA RAZÓN NO ENTIENDE....

"... o más bien yo diría que "el corazón se inventa razones que (lógicamente) la razón no entiende".


Incertidumbre 
No vamos a examinar lo que significa el racionalismo para Juan o para Pedro, sino lo que significa en general, lo que por tal entiende el común de las gentes. Perderíamos el tiempo lastimosamente si nos detuviéramos a considerar las mil opiniones particulares que no tienen más base que los fáciles decretos de la pereza intelectual.


¿Cómo el corazón es capaz de bloquear de manera tan absoluta y a veces repetitiva lo que sabes con la cabeza?

Sé que no queda muy bonito decirlo, pero me considero una persona inteligente y que entiendo las cosas rápidamente, pero frente a las cosas del corazón, me declaro absolutamente imbécil. Y no es que me vuelva idiota de repente, sigo sabiendo las cosas y entendiendo los porqué, y sus consecuencias... pero a la hora de actuar, mi cerebro pierde el mando absoluto y mi corazón (incluso a veces siento que es mi estómago) controla mis movimientos por completo. Me veo y escucho, haciendo y diciendo cosas que no debería haber hecho ni dicho... perplejo por comprender que, sabiendo perfectamente que estoy haciendo lo que no debería, no puedo parar.
¿Quién no se ha visto a sí mismo, casi como si fuera otra persona, escribir algo lleno de palabras incorrectas, para luego, aterrorizado, ver como tu dedo aprieta enviar? Una voz en tu cabeza grita "no lo hagas " pero sin embargo, no puedes evitarlo porqué te mueve un impulso más fuerte que la razón o la lógica.

Empiezo a creer que tengo dos voces, eso que se dice de un angelito y un diablito... Y en este caso el angelito es mi cerebro y el diablito mi corazón. No quiero decir que mi corazón siempre me aconseje mal, pero es que, como se pasa el tiempo peleando con mi razón, está fuera de control, no tiene normas, es temperamental, impulsivo, absurdo y sobretodo muy bueno inventando excusas que, aunque sea por un segundo, logran convencerme de que una acción "equivocada" es parte de ese fin
¿Que hago?
que justifica los medios.


En el fondo me gusta esa espontaneidad, fuerza y valentía que tiene. Así que no quiero callarlo, quizás sólo necesite domesticarlo...


¿Alguien sabe como se domestica un corazón que no escucha a la razón?" Buen día y espero encuentren la respuesta yo aún la sigo buscando.

El arte de vivir