jueves, 20 de febrero de 2014

"AMOR Y DESAMOR"



Dicen que amor y desamor van siempre unidos.


El amor es potencia integradora, generadora, sanadora, es un estado auténtico que surge de la conciencia.

Los científicos llevan tiempo haciéndose preguntas (y respondiendo) sobre el amor. Según una

Desmor
estudiosa en el tema, amar tiene que ver con aprender del otro. Otras conclusiones son las cuatro personalidades biológicas, la relación entre la autoestima y el proceso de enamoramiento, y el miedo ancestral a la soledad.

"Enamorarse apasionadamente es algo que va mucho más allá de un sentimiento. No se trata únicamente de un instinto básico, es un proceso cognitivo, intelectual y sofisticado", afirma, en conversación con BBC Mundo, Stephanie Ortigue, neuropsicóloga de la Universidad de Syracuse, en Estados Unidos, quien se especializa en ciencia cognoscitiva, electrodinámica cerebral y relaciones interpersonales.

A medida que vamos ampliando nuestro conocimiento sobre la vida, el amor cobra mayor fuerza en nuestro interior enraizando con hondura sus conductos más delicados y vehementes. Al tener el interior invadido de amor la vida adquiere su sentido último y esto germina el exterior sin detenerse a pedir permiso, ya que amar es el profundo impulso vital de todo ser vivo por conectarse ecuánimemente con el centro de la existencia y establecer vínculos genuinos con los otros.

  Dicen que amor y desamor van siempre unidos. 

La vida suele emplazarse entre términos antagónicos pero que se complementan; el bien y el mal, la belleza y la fealdad, la inteligencia y la torpeza. 

El amor, uno de los motores de la vida, sino el motor, no podría ser distinto. Ha de existir necesariamente su antónimo, el desamor.

El otro día vi en un articulo de prensa una frase que me encantó y que me parece de lo más acertada:

“El desamor es aquello que no han palpado los que aun no tienen edad para amar o los que la tienen pero no se han lanzado nunca al vacío”.

La frase parece un poco pesimista, de hecho lo es, pero deja entrever que cuando se ama tendrá fecha de caducidad casi obligatoriamente. 

Sin llegar a ese punto (el de haber sufrido un desamor) no tendremos la suficiente madurez para “estar a la altura” cuando el amor verdadero nos llame a la puerta (normalmente en el momento más inapropiado).

Amor
En la vida muchas personas pasarán delante nuestro. Unas sin pena sin gloria, otras dejarán impronta en nosotros, negativa o positivamente y tal vez alguien este siempre con nosotros (o por largo tiempo). Me resisto a pensar que esto no exista aunque en los tiempos que corren tan difícil sea.

Cuando una persona deja de querer a la otra se puede haber producido (y normalmente se produce) una especie de estado de dependencia. Como cualquier dependencia que se precie (drogas, alcohol, sexo (también)), salir es difícil y tenemos en ese punto de nuestra vida cuando lo dejamos la sensación de “tener el mono”, la cual ha de ser vencida. 

Si no lo hacemos nunca podremos dar el paso hacia una vida mejor. Se puede dar el caso de parejas que vuelven una y otra vez ya que no consiguen desapegarse la una de la otra aunque su influencia mutua sea mala.

Quererse nunca ha de ser una obligación, has de ser feliz estando enamorado. Y hay personas que por más que se quieran querer nunca podrán estar juntas porque simplemente no se llevan bien o porque no existe química entre ellas.

El amor es necesario en la vida, pero nunca te lo has de imponer, simplemente te tiene que apetecer y se han de dar las condiciones adecuadas para ello.

Las mismas dos personas conociéndose con unos años de diferencia pueden tener una bonita historia de amor o no. El amor no se produce entre personas únicamente, sino que también forman un papel vital las circunstancias actuales de cada uno y su madurez. El binomio persona/tiempo tendría que conjugarse perfectamente para poder llegar a una situación favorable para que se de el amor entre ellas.

Para amar, has de saber que puede acabar. Para vivir has de saber que puedes perder y no tienes que tener miedo a ello.

La vida esta hecha para los ganadores, y estos son los que mueven ficha aunque se equivoquen o aunque puedan perder y creen que vale la pena arriesgarse por lo que quieren, por lo que aman.

Si no sería todo muy aburrido….. .

El arte de vivir