martes, 7 de enero de 2014

"DE QUIÉN DEPENDE LA FELICIDAD"

La felicidad, de nosotros depende.


felicidad

Esta enseñanza pertenece a un filósofo estoico llamado Epicteto, quien vivió gran parte de su vida como esclavo. Su amo era uno de los hombres más reconocidos e influyentes en el Imperio romano. Todos los que conocieron a Epicteto reconocían la sabiduría de este hombre, que a pesar de su mala fortuna, siempre se mostraba con muy buen semblante e irradiaba una felicidad interior muy poco comprendida por la mayoría.

Epicteto aseguraba que hay cosas que dependen de uno, como la veracidad, el honor, la dignidad, el respeto, el amor, la justicia, etc., pues el cultivar estas virtudes solo es posible por voluntad propia y no por imposiciones.

Sin embargo, decía que hay muchas cosas que no dependen de nosotros, como la fortuna, la fama, el prestigio, el éxito, el poder, que podemos tener en algún momento pero que tarde o temprano se escapan de nuestras manos tan rápido como vinieron. Decía que cuando el hombre vive este tipo de felicidad y se aferra a ella, pensando que tiene que durarle para toda la vida, es grande el dolor que siente cuando la pierde.

La verdadera felicidad –enseñaba– se alcanza por la vivencia y el desarrollo de las virtudes, que solo dependen de la fuerza de voluntad del hombre. Esta felicidad se mantiene tanto en el éxito como en el fracaso, en la alegría o en la pena. Es decir, es una felicidad que no depende del mundo exterior, sino que depende de uno mismo y, por ello, puede ser más profunda y duradera.







Que frase mas sabía y lista, contradictoria e inteligente, va en contra de toda la gente, con esa doble moral que lo único que quieren es dar a entender que son muy buenos, sin darse cuenta, que la vida es una mezcla de contradicciones y acciones, de acciones buenas y malas,  y de ello esta hecho el mundo, no de gente que siempre fingen lo que no son, la perfección no existe; solo en las obras de artes, y la diferencia con nosotros es que no lo somos,
Aceptemonos como somos, con cosas buenas y malas, guapos  feos, gordos, y flacos. Así somos así nacimos.



El arte de vivir