miércoles, 8 de enero de 2014

"COMO DISFRUTAR DE NUESTRO CUERPO"

¿Sabes disfrutar de tu cuerpo?


Tocar, explorar, descubrir nuestro cuerpo y sus sensaciones es fuente de bienestar y salud sexual.
Los seres humanos somos exploradores por naturaleza, desde que nacemos hasta que morimos estamos en la continua búsqueda de sensaciones que provienen del mundo externo o que simplemente se alojan en nosotros mismos.
Sensualidad 

Lo vemos  claramente en la curiosidad de los niños. Juegan, untan sus manos de barro, de pintura, de comida; meten los dedos en las papillas; chupan sus pies; exploran sus genitales, los huelen, los miran, los tocan, se asombran, se ríen. Todo un cóctel de sensaciones que disfrutan por si mismos con naturalidad.

Y esta capacidad de disfrutar, de explorarse, de curiosear, es una virtud que puede mantenerse intacta durante toda la vida y contribuir al adecuado desarrollo  de nuestra sexualidad.

Amor

¿Pero cómo explorar nuestro cuerpo?


Existen muchos ejercicios y diferentes formas de realizarlos, los sexólogos utilizamos algunas técnicas específicas a las que agregamos  nuestro estilo. Lo más importante es que seas creativo y que te dejes llevar. Pueden surgir propuestas divertidas e innovadoras. 

Algunas recomendaciones:

- En primer lugar toma conciencia de tu de tu cuerpo, de tu respiración.
- Detalla cada parte tu cuerpo ante un espejo, identifica que partes te atraen más.
Una caricia
- Explora cada zona con tus manos,  variando la intensidad de las caricias. Comienza desde tu cabello, tus mejillas, hasta los dedos de tus pies. No olvides las zonas que menos imaginas, puedes encontrar sensaciones agradables en ellas.
- Usa algunos objetos como plumas, hielo, sabanas. Explora las diferentes texturas, temperaturas.
- Si deseas, deléitate con sonidos y música de tu preferencia.
- Disfruta

Explorar nuestro cuerpo es un ejercicio de conexión con nosotros mismos, nos hace sentir vitales, nos recuerda que existimos, que sentimos, que disfrutamos, que somos seres valiosos, importantes, que tenemos cinco sentidos a nuestra disposición y un centenar de zonas esperando ser exploradas. 

El arte de vivir