martes, 17 de abril de 2018

"CUANDO EL ADIÓS DUELA, ABRE LOS OJOS Y ASUME LA LECCIÓN"

No hay nada más triste que un adiós. Porque hasta nunca es hasta nunca, pero
El adiós duele
un adiós es ¿hasta qué? Duren lo que cualquier otro tipo de relación, estas se deben fundamentar en la expresión de los sentimientos, emociones o pensamientos.
Es importante que no nos quedemos con la sensación de que no hemos dicho lo que sentíamos. Porque el adiós es más doloroso cuando nuestra pluma contiene tinta. Si no la usamos, esta se secará y, probablemente, estropee nuestro útil de escritura.
Esto es, dicho de otra forma, que nuestro pasado emocional determinará nuestro presente. Así que es importante gestionar nuestros sentimientos, emociones y pensamientos, de acuerdo al momento que nos toca vivir.

Así que mantenedlo muy presente, un adiós duele, pero las despedidas más dolorosas son las que no se pronuncian, las que dejan asuntos pendientes en un cajón dorado con múltiples esquinas que pueden dañar nuestro corazón.

El arte de vivir