jueves, 21 de diciembre de 2017

"O CAMBIAS O ACEPTAS"

O cambias o aceptas
No es solamente el físico el que atrae sino también la actitud, la manera de ser. Hay aquellos que se quejan por todo sin ser conscientes de ello (yo he conocido personas así y con toda sinceridad os digo que la carga de conciencia la soportan los que están cerca y ni siquiera pueden hacer nada al respeto porque de esta forma solo le estarían dando un motivo más para lamentarse: la profunda incomprensión de los demás).
Está claro que, al principio, la queja puede haber surgido de un motivo razonable: una pérdida o una experiencia muy negativa. En aquel momento, la persona se quejó, demostró que era una víctima (sufriente y doliente), llamó la atención de los demás  y encontró el apoyo de quienes le rodeaban.
Lamentarse es un mecanismo válido para manipular a los demás y aparte hace que los sentimientos de culpa se esfumen como por arte de magia.
Pero en la vida hay que ser valiente, hay que buscar soluciones no alimentar las frustraciones.
Hay un viejo chiste sobre dos ancianas que están en un hotel. Una dice ¡qué mala es la comida! y la otra contesta sí, ¡y las raciones son tan pequeñas!
La verdad es que siempre habrá motivos para quejarse pero esta manera de vivir solamente conseguirá que te quedes solo (nadie quiere contagiarse de todas esa mala energía).

Escoged ver la parte hermosa de la vida; solamente tenemos una y más vale disfrutarla al máximo.

El arte de vivir