lunes, 23 de octubre de 2017

"A LA GENTE LE INTERESA MÁS LA IMAGEN QUE LA OBJETIVIDAD"

 A la inmensa mayoría de las personas no les  interesa "lo que es", sino "cómo se ven" o, qué calidad de imagen proyecta. Les interesa la imagen más que la
Imagen
objetividad. Y así, el hombre de la sociedad se lanza a participar  en  esa carrera  de  las  apariencias,  en  el  típico  afán de 'quién engaña a quién', de cómo lograr mejor impresión. El mundo es un  inmenso  estadio  en  el que  "el orgullo de la vida"  juega un gran match  de  las etiquetas,  formas sociales  y  exhibiciones  económicas para competir  por la imagen social,  un combate en el que a los seres humanos no les interesa ser, sino parecer. El querer ser mejor, diferenciarse en lo bueno, o sobresalir, no tiene nada de malo, al contrario , si es para evolucionar o trascender. El hecho
es que existe hoy por hoy en todos los ámbitos, una lucha entre egos, pero si fuera con elementos valederos, o con verdaderos dones, no habría problema, pero no es así, los actores actuales sobresalen es por quien es más corrupto, quien grita más fuerte, quién tiene mas seguidores, quien pega mas, etc... La opinión que se tiene de uno mismo está distorsionada, el verdadero “yo” se aleja y conocerse a uno mismo se complica. Las personas que viven dominadas por el ego están engañadas, se creen superiores y no ven la realidad, es un error de pensamiento que intenta hacer una presentación de cómo a usted le gustaría ser, en vez de como es en realidad. Es una máscara social, un papel que nos aleja cada vez más de lo que somos de verdad. Esta máscara necesita halagos, aprobación de los demás, necesita tener el control de las situaciones y personas, quiere tener el poder porque en lo más profundo de su ser hay temor y necesita creerse superior para disimular su verdadero sentimiento de inferioridad. El ego es como un personaje que se va creando, se aleja de la sencillez y se caracteriza por la complicación, es como una actuación del ideal, una falsa autoestima que se necesita proyectar para que nadie vea la gran inseguridad que se esconde en el interior. Hay que entender que lo interior es lo que hay que cultivar, con humildad, respeto y tolerancia. Afuera hay demasiadas tormentas, demasiada ebullición,  todo es una  ilusión, una fantasía, y son muchos los  que pretenden situarse por encima de los demás. 

No necesitas nada de eso para ser feliz, lo único que necesitas es que te sumerjas en la sencillez y humildad. No pretendas ser más, ni creas que eres menos, porque al final todos somos iguales. Nuestra esencia interior no es tan complicada, trata de eliminar de tu vida las culpas, las exigencias, el perfeccionismo, la necesidad de ganar o de tener razón, la avaricia y opta por el disfrute de las pequeñas cosas, aprecia la belleza de la vida, obséquiate con satisfacciones personales: diviértete , practica tus  hobbies, cuida de tu  persona, escucha esa esencia interior desde el relax, todos llevamos dentro a una gran persona que merece mucho la pena, no dejes que el ego te nuble y saque lo peor de ti. 

El arte de vivir