miércoles, 13 de septiembre de 2017

"LO QUE SEMBRAMOS COSECHAMOS"

Vivimos condicionados por nuestro entorno mucho más de lo que creemos, lo
Recogemos lo que sembramos
que nos dificulta recorrer el camino deseado. Así acabamos recogiendo frutos que no nos gustan porque en el fondo nosotros queríamos plantar otra clase de semillas. Si realmente ansiamos que la cosecha del año próximo sea distinta, antes tendremos que introducir cambios en nuestras vidas, especialmente a nivel mental. Por eso es tan importante tener las metas claras, por muy descabelladas que puedan parecerles a las personas de tu entorno que “sólo quieren lo mejor para ti”. Desengáñate, el único ser de este mundo que sabe qué es lo mejor para ti eres tú mismo, nadie más. Así que no te quejes si sufres experiencias que te desagradan, porque a lo mejor ni siquiera te has tomado la molestia de meditar responsablemente sobre el sentido que le quieres dar a tu vida. Si crees que tu existencia no merece la pena, de ti y sólo de ti depende cambiarla y crearla a tu gusto desde este mismo momento. Como dijo el genial Shakespeare: “El pasado es el prólogo de nuestra vida, la vida comienza ahora”. Si te amas y crees en ti, pero no de boquilla sino a conciencia, muy pronto dejarás de tener motivos para culpar a nadie. 

El arte de vivir