sábado, 8 de julio de 2017

"APRENDER ACEPTAR"

Tengo por costumbre pensar que para ganarte las cosas debes esforzarte y
Aprender aceptar
luchar por ello hasta conseguirlo, y de esta forma, obtener el resultado que querías. 
Sin embargo, a veces te dedicas en cuerpo y alma a algo que en realidad no tiene futuro, pero tú lo quieres y por ello insistes. Que una vez lo hayas conseguido o dos o tres, no significa que siempre vaya a ser así. Hay ocasiones, donde un gran esfuerzo y sacrificio no suponen una victoria. Simplemente, no ha tenido que darse de esa forma. Y por tanto, debes saber aceptarlo.
No es malo rendirse. Se trata de entender que tú, como todo el mundo, tienes unos límites, aunque no los quieras ver. A veces, sabes que es no, pero insistes para que se convierta en un sí, porque un improbable no es lo mismo que un imposible. A lo mejor, tras dedicarle tu tiempo, sudor y lágrimas, en realidad no te acaba llenando o no es lo que querías, porque te has centrado en conseguirlo, pero no en pensar que vendría después.
Estar centrado demasiado tiempo en un plan, en un camino concreto o en un objetivo, sin dar pie a que nada te interrumpa, provoca que, seguramente, te pierdas nuevas oportunidades y experiencias.
Es bueno tener objetivos y aspiraciones, querer conseguir todo lo que nos proponemos. Lo malo es centrarse únicamente en ello y no ver más allá. Hay que saber aceptar la vida tal y como nos viene.

“En la vida ni se gana ni se pierde, ni se fracasa ni se triunfa. 
En la vida se aprende, se crece, se descubre; se escribe, borra y reescribe; 

se hila se deshila y se vuelve a hilar”. –Ana Cecilia Blum

El arte de vivir