martes, 6 de junio de 2017

"HAY COSAS QUE ANTES DE MANIFESTARSE. FUERA LO HACEN POR DENTRO, SIGUE REGANDO"

El bambú, por ejemplo, es la planta que más rápido crece del mundo, unos treinta y dos metros por mes, es decir un metro diario, sin embargo, las semillas de bambú no germinan hasta pasado los siete años, tiempo que pasan echando raíces. Hay cosas que antes de manifestarse fuera lo hacen dentro, por eso, es importante seguir regando y tener paciencia. Todo llega para quien sabe esperar. 
Una mirada
Al contrario que el bambú, las personas, en su impaciencia, miran más hacia fuera que hacia dentro. Queremos crecer rápidamente sin tener unas raíces consolidadas, y así, crecemos débiles y sin rumbo. Juzgamos a los demás por lo que se ve y no por lo que hay debajo. Nuestra mirada racional nos causa ceguera emocional. No todo es lo que parece, no todo es lo que te dicen que es, no todo lo que hace es por lo que crees que lo hace. 
Cuando somos capaces de ver en los demás sus raíces y no su flor, es cuando obtenemos el verdadero fruto de las personas. Lo mismo pasa con nosotros, vuelve a tus raíces, recuerda tus valores, redefine tus creencias, siéntete libre por ser esa persona que deseas ser y no la que otros quieren que seas. Solo entonces, obtendrás tu fruto. No dejes que el bosque te impida ver el árbol. 
Es tiempo para crecer y desarrollarse, para visitar el hogar de tu inconsciencia,  llenar tus bolsillos de esa sabiduría interior, volver y ampliar tu consciencia con esos conocimientos. Dejar de ser como un iceberg, que solo muestra la punta de lo que es, y muéstrate tal y como eres, aceptando que no todo es bueno ni malo, simplemente es. Vive aceptando tus imperfecciones. La vida será perfecta cuando cambies la palabra perfecta por “cómo a mí me apetezca vivirla”. 
Si lees esto es que aún estás vivo, así que, trasplanta tu árbol, echa nuevas raíces, pero esta vez, tómate tu tiempo, elige bien el terreno, deja que se expandan y cojan fuerza, espera lo que tengas que esperar (como el bambú), el sol sale todos los días, simplemente riega con coherencia y cuando empiece a crecer ya no habrá quien lo pare, y empezarás a vivir en lugar de sobrevivir. 


Lo que eres hoy remodela la imágen que tienes de tu pasado.Transforma tu historia personal. Ya no eres lo que fuiste: sé lo que ahora eres.

El arte de vivir