jueves, 25 de mayo de 2017

"NO ES EL TIEMPO EL QUE NOS HACE ENTENDER LAS DERROTAS"

No es el tiempo el que nos hace entender que las derrotas merecen que miremos de frente y renovemos nuestro espíritu.Son los daños y las punzadas en el estómago los que le dan la vuelta a nuestro mundo y desmantelan nuestra vida. Y es que salir
El tiempo
dolorido o herido de una batalla es la mejor manera de comprender que en la vida hay tantas razones para sufrir como uno quiera.
El dolor tiene un color tan triste como los caminos llenos de hojas secas quebradas por el paso de sus transeúntes, pero es tan necesario para regenerarnos como lo es el otoño para la floración de nuestros árboles.
Cuando el cielo se nubla solo una mirada sabia forjada en la melancolía puede apreciar su belleza y su motivo. Y es que la lluvia, como las lágrimas, tiene el poder de limpiarlo todo y de ayudarnos a contemplar lo que nos rodea 
con claridad. 

La lluvia cae porque las nubes no aguantan el peso, las lágrimas caen porque el corazón no aguanta el dolor.

El arte de vivir