martes, 2 de mayo de 2017

"CUANDO NO TE QUIERE NO SUPLIQUES..."

No supliques el amor de nadie, sencillamente, porque nadie tiene derecho de mandar en el corazón ajeno. Tu oportunidad de amar de verdad llegará a en algún momento cuando la persona adecuada se cruce en tu camino. Valórate a ti
El amor
mismo, y alguien también sabrá
hacerlo.
Si estás con una persona que duda amarte, que pone excusas o pide tiempos etc. No puede amarte como seguramente mereces y deseas. El amor cuando llega no crea dudas y la persona que desea amar, hace de todo, menos dudar tanto.
Si estás en una relación en la que terminas sometiendo tus principios y tu dignidad hasta límites que no mereces, ten por seguro, que estás errando en tu vida amorosa, ya que el amor no se puede mendigar y dejar todo por una persona hasta dichos terrenos fangosos y opacos. Hasta al cuello, hundido y perdido por una persona.
Cuando dices “contigo ya no necesito nada más” y encima te crees esta frase, es cuando puedes caer en dicho apego, y dicha sumisión, sacrificándote como si de una culto religioso enfermizo se tratara. Esto te lleva a la no autorealización. Te puede llevar a creer que tu felicidad depende de otra persona y eso al mismo tiempo te hace dependiente e incompleto. Es decir creas un amor de complemento, como si a ti, tu pareja, te complementara. Cómo bien se dice “AMOR DE PRÓTESIS” y eso, creo que, francamente no está nada bien.
  • Primero, no está bien porque te dejas la esencia y persona bajo el consuelo afectivo que alguien te genera a cualquier precio, sin valor personal, sin autoestima y sin dignidad.
  • Y segundo porque si estás con persona que dice amarte y dicha persona consciente esto, es que no te ama tanto como te dice o crees ciegamente. Si sufres y lo permite, no te ama.
El amor de verdad es semejante, equilibrado, tú das y recibes. No es para nada incondicional. Cuando hablamos de amor de pareja, no hablamos de amor universal, o humanitario, o de una amor de madre a hijo que sí puedes ser incondicional. Pero tú no eres la madre de tu pareja ni un místico con fines benéficos capaz de entregar tu vida a la pobreza o las injusticias de la sociedad. No eres “Vicens Ferrer”
El amor debe ser parejito y bonito. Das amor, recibes amor y cariño. Das fidelidad y recibes fidelidad. Das comprensión y recibes escucha etc. Das “9” recibes “8”. No “0” o un miserable “2”. Debe haber justicia e igualdad.
Tú lo puede sentir si estás viviendo esto, y para nada debes permitir semejante barbaridad. Mejor sal corriendo, vive el luto de dicho amor y saldrás con la victoria. Debes ser merecido y merecer para ser feliz en el amor, así que si permites lo contrario no serás feliz. Es muy difícil, tarde o temprano te hartarás de estar así y caerás en una tristeza y frustración constante, porque no ser amado es un desastre. La indiferencia puede matar a alguien.
Busca tu propia realidad. Esa realidad que sabes que será bonita para ti.
Aunque duela dar el paso, será peor estar como estás y tarde o temprano agradecerás haber tomado la decisión de haberte alejado de la indiferencia y de la indignidad que un supuesto amor afectivo te ha dado.


El arte de vivir