lunes, 28 de noviembre de 2016

"EL SABOR DE LA DERROTA"

Probar el sabor de la derrota es una de las cosas que a nadie le gusta, ver como de repente lo que se ha construido se viene abajo; ver como aquello que pensaste que siempre estaría allí ya
Derrota
no lo está o simplemente luchar y luchar contra alguna área de tu vida y ver como caes una y otra vez en las garras de ese habito hacen que pruebes el sabor de la derrota.
Querer la victoria pero obtener una derrota es algo que no quisiéramos, pero pensar que siempre obtendremos la victoria en todo es tener una conciencia fuera de la realidad.
Sé que todos en algún momento de nuestra vida hemos probado el amargo sabor de la derrota. Sentir como aquello en lo que pensábamos ser fuertes, simplemente no lo éramos; sentir como las cosas se nos escapan de las manos o de nuestro control; mirar hacia los lados y no ver lo que quisiéramos ver, sino lo que no quisiéramos.
Yo he probado el sabor de la derrota, se lo que se siente creer que todo estaba bajo control y de pronto darse cuenta que todo se vino abajo. Sé lo que es luchar continuamente con áreas de nuestra vida que nos son un tropezadero y no poder vencerlas. Sé lo que es querer salir adelante, intentarlo, pero por más intento que se realice no avanzar mucho.
Y es que el sabor de la derrota me ha hecho hoy en día disfrutar mis victorias, de probar ese sabor amargo a probar el dulce sabor de la victoria.
A veces no nos damos cuenta, pero cada derrota que obtenemos en nuestra vida nos hace más fuertes, nos hace producir una mejor capacidad de resistencia. Personalmente admiro a aquellas personas que han pasado por situaciones mucho peor que las que yo he pasado, admiro como personas que tienen todas las de perder no se rinden y siguen luchando, obtienen muchas derrotas, pero se ponen de pie nuevamente y lo intentan.


Las derrotas son pequeños senderos que nos llevan hacia las GRANDES VICTORIAS.

El arte de vivir