domingo, 30 de octubre de 2016

"LAS PERSONAS MÁS HERMOSAS SE DISTINGUEN POR EL ALMA"

Las personas más hermosas son raras, diferentes, incoherentes; no se distinguen por la cara, sino por el alma. Las personas exquisitas no se definen por sus modales, sino por como actuan sus hilos invisibles, desde el corazón. 
El alma
Las personas bellas vienen de un país donde sus heridas, se han secado al sol ; donde sus lágrimas ha bailado bajo la lluvia. Las personas más fascinantes, han bajado tantas veces al infierno, que conocen el camino del cielo con los ojos vendados. Las personas extraordinarias, no han nacido envueltas en tules y organzas; han sobrevivído con paisajes repletos de cansancios y esperanzas. Traen en sus maletas gotas de amor y sonrísas con sabor a deseos. Las personas únicas e irreptibles, se reinventan cada día de su vida... con todos los miedos del mundo y con la mirada limpia. Las personas espléndidas, saben que llevan la felicidad dentro, y dejan su luz y su generosidad a cada uno de los que cruzan su camino. Han aprendido que el tiempo no cura nada. Es uno mismo quién decide que nuestra vida siempre merece una nueva oportunidad...y que las cosas buenas pasan a quienes van a por ellas. Las personas que tienen la voz más hermosa del universo, saben que a veces, en el propio silencio encuentran el mejor maestro.

Hay muchos tipos de belleza, de hermosura, pero la más valiosa es la del alma, la que nos dice y muestra que clase de persona somos, la que verdaderamente tiene valor.

La belleza del alma nunca envejece, mientras que la belleza física tiene un valor temporal, y un valor para aquellas personas que se fijan en la parte de fuera, porque realmente lo importante es lo que hay en el interior de cada persona.


Muchos dirán que para estar con una persona te tiene que gustar físicamente, es verdad, aunque más que parecer guapo yo diría que tiene que haber atracción. Eso es algo muy importante, pero como he dicho la belleza es algo temporal y si quieres compartir tu vida con una persona mucho tiempo, hasta la vejez y más allá, la belleza tiene que pasar a segundo plano y te tiene que gustar el interior, que es lo que realmente muestra como es una persona.

El arte de vivir