domingo, 11 de septiembre de 2016

"EL AMOR ES COMO LA GRATITUD... SI NO SE DEMUESTRA NO VALE"

Cuando uno quiere a alguien lo demuestra con acciones, eso lo aprendí desde cuando tuve  conciencia y trato  de ponerlo en práctica siempre.
Cuando uno quiere a alguien se esfuerza para que  esa persona que uno ama esté bien, y en la eventualidad de que tenga alguna necesidad o alguna situación difícil nos ofrecemos para ayudarle a superar esa situación.

Demuestra tu amor
Cuando uno quiere de verdad,  jamás abandona a la persona amada, sino  que al contrario, trata de estar siempre ahí.

 Pero además,  cuando uno ama  de verdad no maltrata. Cuando uno ama de verdad no hace que la persona amada llore por nuestros errores, ni por nuestras  agresiones. Eso es inconcebible e inaceptable.

 Hablo de estas cosas porque en estos días atendí a un adolescente que sufría mucho porque sus padres estaban a punto de separarse.  Me decía,  “yo sé que mi papá  quiere mucho a mi mamá, el  se desvive por ella, lo que pasa es que cuando mi papá se emborracha  con sus amigos, se transforma y cuando llega a   casa, comienza a  tirar todo, a pegarnos a nosotros y a pegarle a mi mamá, pero eso lo hace sólo cuando está borracho, pero  cuando él está sano   y normal es   muy querido con todos.”

Estas palabras son de un adolescente de  12 años,   alguien a quien aprecio, porque soy cercano a su familia. Después de escuchar este  razonamiento, la primera idea que  me vino a la mente fue esa, cuando uno quiere a alguien  hace lo que sea para que esa persona no sufra. Si este señor   amara de verdad a su esposas y a sus hijos, no se llevara un trago de licor  a la boca porque sabe que al hacerlo se transforma en una bestia  y le hará daño a los que  dice amar.

Si a usted que lee esta columna le dicen que le  aman, pero no lo demuestran con acciones, no crea en ese amor, tal vez  sólo están utilizándole. Si es usted quien dice  amar pero maltrata a la persona amada, cambie de actitud porque la vida no da nuevas oportunidades todos los días..

El arte de vivir