sábado, 30 de julio de 2016

"¡CONSTRUYAMOS UN MUNDO MEJOR!

Construyamos un mundo mejor. Es posible, podemos hacerlo. Si aportamos nuestros pequeños granitos de arena, poco a poco iremos logrando grandes progresos. No tengamos sólo buenas intenciones, llevémoslas a cabo. Contagiemos a las personas que nos rodean de este optimismo y
Un mundo mejor
poco a poco construiremos un mundo mejor, empezando por nuestros propios hogares. ¿Te gustaría vivir en un planeta abundante de amor, alegría, y bienestar? ¿Un mundo sin violencia? ¿Sin engaños, ni delitos? ¿Un espacio sin hambre, sin dolor, sin suicidios? ¿Verdad que sería bonito poder salir de casa cada día y saber que los paisajes que verán nuestros ojos serán sonrisas de personas satisfechas, plenas, felices? Pero…  ¿Qué haces tú cada día por construir ese mundo mejor? Tal vez mucho, o tal vez nada. A veces nos adentramos tanto en la rutina de nuestro mundo personal que nos olvidamos del mundo grupal en el que vivimos, de ese gordo hermoso que soporta todas nuestras vidas en él. Hablamos mal de la sociedad en la que vivimos, nos quejamos de los gobernantes, nos enojamos con los nuestros, con nuestro prójimo; buscamos tomar ventajas o provechos, miramos la ley según nuestra conveniencia, y aun así nos ofendemos cuando las cosas no salen como deseamos. Pero, ¿qué hacemos por lograr ese mundo mejor que quisiéramos ver? ¿Por qué no empezar por casa? ¿Por qué  no empezar a construir armonía en nuestro cuerpo? ¿Por qué no respetar a nuestros hijos en sus sueños, escucharlos? ¿Por qué no apoyar los proyectos de los otros? ¿Por qué no dejar de reaccionar con violencia? ¿Por qué no renunciar a los celos y a la inseguridad que nos hace actuar desde el egoísmo? Quizás a veces parece una empresa demasiado grande para un corazón loco y utópico, implica mucho compromiso, y el alto precio emocional de no dejarnos vender a nuestra zona de confort. Pero con todo ello, es posible. ¿Te atreves a cambiar para cambiar el mundo? ¿Te atreves a generar una transformación que opera a nivel mundial? Te voy a contar una historia; si unas ratas de laboratorio son entrenadas en ejercicios que nunca hicieron sus antecesores, son capaces de aprenderlos y generaciones futuras podrán repetir la práctica sin necesidad de conocimiento previo. A esto se le llama resonancia del aprendizaje.  Imagina entonces como  esas ondas expansivas se trasmiten de unos a otros, y la información genera el resultado. Lo mismo opera en el ser humano, de hecho esta revolución cultural se identifica con el invento de la RUEDA. Si empiezas a sembrar amor y paz en tu casa interna, y la encausas al exterior, rebasando de esas experiencias a tus vecinos, hijos, pareja; si logras vivirte en esa frecuencia; esa actitud y actos repercute en la vida de esos seres, como el toque de una vara mágica. Desde la sociología se dice que el 2.5% de la población mundial, es la cifra mínima requerida para concretar un fenómeno. Esto quiere decir que si logramos que el 2,5% de la población mundial trasmute su actitud pasiva o tóxica, a una actitud habilitante de cambios positivos; podríamos modificar el estado de ánimo del mundo. ————- ¿Lo crees? Hay estudios científicos realizados en Estados Unidos, donde durante un período de tiempo dado, se generaron meditaciones grupales tendientes a incrementar la paz; con el objetivo de bajar los índices de delincuencia del estado en donde se ejecutaban, y el hecho fue sorprendente: el nivel de delitos bajo al 8%. ¿Será que si todos nos enfocamos en crear pensamientos habilitantes de poder y amor el efecto se observa en la realidad? ¿Con la experiencia que nos devuelve el mundo; en dónde estaremos enfocando nuestra atención? Si un número suficiente de personas cree en algo, ese fenómeno se forma en verdad para el mundo. A ese número se le llama masa crítica. La masa crítica es la cantidad mínima de material nuclear que se requiere para generar una reacción en cadena; en el aspecto humanitario, es el ya mencionado 2.5%. ¿Dónde enfocamos nuestra intención hoy día? ¿Será que nos hemos dejado llevar por los medios de comunicación, por la locura que habita en todas partes, y hemos perdido de nuestra foco la belleza de las pequeñas cosas? ¿Habremos cambiado nuestros deseos por los deseos que desde fuera se nos impone? ¿Te animas a acompañarme? ¿Correrías el riesgo de descartar la agresividad y la violencia interno o externa por una sonrisa cada día? ¿Arriesgarías aventurarte a amar a los que observas, sin juzgarlos de manera ofensiva por no pensar como tú? ¿A qué te comprometes para construir ese mundo mejor?
 Chuchi Gonzalez. 29 noviembre, 2011 20 Comments 

El arte de vivir