sábado, 25 de junio de 2016

"EL AMOR NO SE RUEGA, EL AMOR SE DA O NO SE DA"

EL AMOR NO SE RUEGA SE DA O NO SE DA
Nunca ruegues  por el amor de un hombre.
Por mucho que le quieras no pierdas tu dignidad, respétate como mujer valiosa que eres.
¿Y si es él quien vuelve a ti, pidiéndote perdón y una nueva oportunidad?
Lo mismo: respétate, dignifícate, no eres un juguete de quita y pon, eres una mujer que merece estabilidad, un amor fiel que no va y viene.
El amor no se ruega
No es un tema fácil pero sí muy recurrente, cada día miles de personas despiertan llorando por un amor que ya no está, o que sólo aparece de vez en cuando.
No es fácil vivir así, siempre estás triste, esperando que un día regrese…
¿Te has preguntador si vale la pena vivir esa clase de vida que llevas?
Cuando comenzamos una relación lo hacemos con la esperanza de que prospere, que llegue a buen puerto y sea nuestra otra mitad.
Nos esforzamos mucho para facilitar que así sea, y en especial al comienzo de la relación así es. Pero con el paso del tiempo y la vida cotidiana, sufrimos muchos baches, tropiezos con los que no contábamos porque estábamos enamoradas y todo nos parecía bueno y bonito…
Lo más triste es cuando todo aquello que nos hacía feliz empieza a hacer el efecto contrario y el amor comienza a hacernos sufrir.
¿Qué hacemos cuando eso ocurre? Lloramos y lo perdonamos una y otra vez, volvemos a darle otra oportunidad pero traspasado un tiempo otra vez se vuelve a ir…
¿Qué es lo que piensas tú, cuando le perdonas y permites volver otra vez a tu lado, a intentarlo otra vez?
Te lo pregunto porque no se puede estar perdonando cada día que pasa si al poco tiempo te vuelve hacer lo mismo.
BASTA ya no lo hagas más, deja pasar aquella persona porque no te conviene.
Es posible que digas que le amas y no puedes estar sin él, ¿pero acaso ha nacido contigo que no puedes estar sin él? ¿Y dónde estás dejando tu dignidad de mujer?
No, ya no sigas con eso que te hace daño a ti y a los que te rodean, no es sano vivir una relación tan llena de tristezas y sobresaltos, las personas no cambiamos de la noche a la mañana, y si un día te ama y al otro día ni te mira, ¿qué piensas?
Porque ante tal situación hay que pensar, ¿verdad?
Tú no tienes porqué rogar o pedir que te amen del modo que tú amas.
No andes rogando amor, suplicando amor, ni haciéndole sentir que es obligatorio amarte, que eso es humillarte.
Entonces, ¿qué hacer…?
Si ves que sufres, que todo esto se está convirtiendo en una vida llena de lágrimas, entonces algo está mal:
Ese amor no te conviene, no debes permitir que siga volviendo a ti cada vez que le falla otra mujer.
• Tú vales más que eso.
Ya no puedes seguir aceptando ese tipo de relación.
No te menosprecies.
Hay etapas en la vida que se puede andar jugando a los enamorados de ir y venir cuando se quiere, pero ya no, ahora eres una mujer adulta que debe buscar una estabilidad emocional, un amor bueno, real, sin dobleces… es hora de que mires por ti, por tu futuro.
Los años de la adolescencia ya se fueron, hoy necesitamos mirar el amor con ojos de mujeres seguras y sabias.
El amor no se ruega, el amor se da o no se da, no existe otro concepto. El amor llega a tu vida, lo recibes y no te hace llorar, no te hace sentirte mal, sólo te puede dar felicidad.
Si no lo sientes así, no tomes ese tren; bájate enseguida que habrá otros que sueñan con una mujer como tú.
No sufras por quien no se lo merece.
Dignifícate y mira hacia adelante, borra esas hojas que están mal escritas en tu vida y empieza con una nueva, pero con mucha sabiduría y madurez, ya no eres la niña de ayer.
Eres la mujer de hoy, esa que no acepta menos. Sólo amor. Todo o nada

El arte de vivir