miércoles, 23 de marzo de 2016

"DETRÁS DE UNA SONRISA"

La sonrisa es para compartirla con los demás.  De eso estoy convencida.
He tenido momentos en que me he sentido un poco triste.  Sin embargo, cuando pasa por mi lado algún desconocido y sonríe me puede transmitir su alegría.  Es mágico lo que se puede sentir, en ese momentos puede cambiar el estado de ánimo por completo.
Estoy tan segura que detrás de una sonrisa se esconde mucho y se dice tanto.  La sonrisa hermosea la cara y ese rostro es el reflejo del alma.  Pero, ¿qué sucede cuando la sonrisa se finge?
Y no estoy diciendo que una sonrisa fingida no es importante porque soy de las que pienso que cuando no sientes hacer algo puedes decidir hacerlo y todo cambia.  O sea, que puede que comiences por aparentar una sonrisa, pero al final puede convertirse en una real, que salga de lo profundo del corazón.
Me llaman la atención los payasos y no me malinterpreten, no estoy diciendo que la sonrisa de ellos
Detrás de una sonrisa
sea fingida.  Sin embargo, un payaso debe reir.  Inclusive, muchos dibujan una sonbrisa en su rostro que ocupa gran parte de la cara.  El próposito es contagiar a los demás con la risa.  Te has preguntado, ¿cómo se sentirá realmente ese payaso?  ¿estará sufriendo alguna crisis? ¿qué hay detrás de su sonrisa?
La responsabilidad del payaso es bien importante, la alegría de otros depende de él.  Mi mamá cantaba una canción que hablaba de que muchos son como el payaso que ríen, pero por dentro van llorando, tratando de ocultar su cruel fracaso.  Estoy segura que en algún momento de tu vida te has sentido así, como un payaso, pero en el fondo lo menos que quieres es sonreir.
Detrás de la sonrisa escondes tus derrotas, tristezas, enfermedades y tantas otras cosas que pueden causarte dolor.  En la entrada   Hasta morir de la risacompartí contigo las razones por las cuales debes reír y los beneficios que tiene el hacerlo.
Hoy solamente quiero decirte que en medio de tu sufrimiento sonrías, aunque bajen lágrimas por tu rostro, la sonrisa te ayudará a enfrentar los problemas de una forma distinta.
Recuerda que, si el payaso pierde su sonrisa lo pierde todo, esa es su razón de ser.  Aún cuando no sea sincera, en su cara se dibuja una sonrisa.  Puede que su corazón esté llorando, pero la máscara le ayuda a disimularlo. No te pido que utilices una máscara, mas la actitud con la que enfrentas las situaciones de la vida puede hacer una diferencia en el resultado final.  Si ríes lo suficiente llegará el momento en que te saldrá de manera natural y detrás de tu sonrisa habrá felicidad.
Cuéntame, ¿te has sentido como un payaso en alguna ocasión? ¿qué escondes detrás de tu sonrisa?

El arte de vivir