sábado, 27 de febrero de 2016

"LOS HOMBRES SIMULAN TENER ORGASMOS"

DOS DE CADA DIEZ HOMBRES SIMULAN TENER UN ORGASMO DURANTE UNA RELACIÓN SEXUAL. LA MAYORÍA COMO UN "ACTO DE BONDAD".

Un profesor de urología de la Universidad de Harvard hizoimportantes revelaciones sobre el tema de los hombres y el sexo.

Puedo imaginarme el tipo de conversaciones que se dan dentro de su consultorio, pero resultó ser una sorpresa para el Doctor Abraham Morgentaler, darse cuenta de un patrón que se está repitiendo con mucha frecuencia en sus pacientes.
Una vez que los hombres tienen una relación, al parecer se preocupan más de sus parejas que de ellos mismos.
Sexo o amor
Dentro de nuestra educación sexual recibimos información que sigue teniendo toques sexistas alejadísimos de la realidad. Fingir orgasmos no es algo exclusivo en las mujeres, así como tampoco es tan cierto que los hombres sólo piensan en ellos mismos en el momento de la intimidad con sus parejas.
Morgentaler asegura que seguimos teniendo ideas erróneas sobre el desempeño psicológico y emocional del hombre durante el sexo:
He llegado a creer que lo que pensamos que sabemos respecto a los hombres, el sexo y las relaciones es totalmente incorrecto. La verdad es que no sabemos casi nada.
Hay dos razones principales razones por las que una mujer finge un orgasmo, para complacer a su pareja o para terminar el acto sexual. En el caso de los hombres, la razón es generalmente por un acto de bondad.
No es cierto que los hombres están siempre dispuestos, tampoco es verdad que siempre piensan en sexo. No desmentimos el hecho de que su naturaleza instintiva los hace seres más físicos y prácticos en todos los temas. Pero vale la pena recordar que, a estas alturas, la modificación del pensamiento también los afecta a ellos.
No es el hecho de fingir los orgasmos lo que debe llamarnos la atención sino la manera en la que esta declaración hace evidente la preocupación de los hombres por mantener la estabilidad en sus relaciones y terminar con el estereotipo de “macho alfa” en el que nosotras podemos quedarnos a medias y ellos no.
Es momento de ir aterrizando los paradigmas bajo los que construimos nuestra vida sexual. El doctor Abraham creía saberlo todo hasta que llegó el primer caso de un hombre que tuvo que fingir un orgasmo para satisfacer a su mujer.
Cuando los hombres comparten sus más íntimas historias sobre sexo y relaciones, lo que he oído en varias ocasiones es un decidido esfuerzo de ser lo que creen que sus parejas quieren que sean: responsables, confiables, fuertes.
No todos los casos son debido a una deficiencia física o biológica. Así que no exageremos al respecto. Lo que sí es importante reiterar la importancia de mantener una buena comunicación con la pareja y ser siempre honestos respecto a la satisfacción sexual de cada uno.

El arte de vivir