jueves, 25 de febrero de 2016

"LA RAZÓN POR LA QUE NOS PODEMOS VOLVER ADICTOS AL SEXO"


EL SEXO ES BUENO, PERO HAY ALGUNOS MOTIVOS POR LOS QUE ALGUNAS PERSONAS LLEVAN EL PLACER Y GUSTO POR EL SEXO AL EXTREMO.

El amor y el sexo son dos cosas que ejercen un gran poder sobre los seres humanos. Basta revisar algunas historias reales o de ficción para ver de lo que una persona puede ser capaz para ser correspondido.

Adición al sexo
Cuando hablamos de sexo, los extremos pueden ser mayores. Si hay personas que dicen que no pueden vivir sin el amor, hay otras que consideran que el sexo es más importante que todas las demás cosas que existen.
Los adictos al sexo, o hipersexualizados, padecen de un trastorno real que puede ser grave si no se trata. Un adicto a las relaciones sexuales tiene un deseo desenfrenado que se estimula con mucha facilidad.
Antiguamente se creía que la adicción al sexo era una compulsiónmás que una dependencia física y sicológica. Sin embargo, luego de varios estudios, un grupo de investigadores de la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA) reveló nueva información.
Concluyeron que el cerebro de las personas hipersexualizadas o adictas al sexo no actúa de igual forma que el de alguien que es adicto a las drogas. La revista Muy Interesante publicó un artículo en 2013 que explicaba con mayor detalle esta información:
Para obtener esta conclusión, los científicos mostraron imágenes estándar e imágenes de sexo explícito a una muestra de hombres y mujeres hipersexuales y analizaron sus respuestas cerebrales. En el caso de la hipersexualidad, la respuesta cerebral no aumentó en general ante las imágenes sexuales sino que dependió exclusivamente del deseo sexual de cada participante.
Las reacciones que ocurren en el cerebro cuando tenemos sexo son complejas y han sido estudiadas por muchísimos especialistas a través del tiempo. Una de las cosas que provoca el sexo es la sensación de sentirse bien.
Las personas que se acostumbran a depender del sexo para sentir esto, tienen riesgo a volverse adictos a ello. Durante las relaciones sexuales, nuestro cerebro libera dopamina, hormona y neurotransmisor que hace que nos sintamos extraordinarios.

La dopamina es justamente también la sustancia que el cerebro libera cuando consumimos cierto tipo de drogas, y es en parte por esto que las personas desean drograrse denuevo.
No quiere decir que consumir drogas y tener sexo sea lo mismo, sino que activan partes similares del cerebro. Claramente, las drogas son muy nocivas y el sexo es muy bueno.
Las personas que son adictas al sexo comienzan a tener problemas cuando esas buenas sensaciones que el sexo les da, comienzan a decaer, al igual que los niveles de dopamina.

En vez de lidiar con ese sentimiento de tristeza, las personas hipersexualidazas prefieren tener relaciones nuevamente antes de sentirse deprimidos. Esto se llama "disforia post sexo" y es un estado que, según, especialistas, afecta de mayor manera a algunas personas.
Otra de las razones por las que alguien puede llegar al extremo en el sexo es que las sustancias químicas que libera el cerebro mientras se practica, disminuyen los dolores. Si te acostumbras a tener este analgésico natural, será difícil que quieras dejarlo.

El arte de vivir