viernes, 5 de febrero de 2016

"CON EL TIEMPO APRENDES"


Con el tiempo aprendemos que una mano amiga no nos quita la libertad. No debe atarnos. Y aprendemos a aceptar nuestros errores y a asimilar nuestros fallos con madurez. Y quien nos acepte con ellos será quien nos aprecie de verdad.

Y que debemos medir las palabras para no herir a nuestros seres queridos, pues ellos esperan nuestra protección, y si les hacemos daño, se sentirán desdichados y traumatizados el resto de su vida.

Con el tiempo
Con el tiempo aprendemos a construir todos los caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes y al pasado no hay regreso.

Con el tiempo vemos que, aunque estemos felices con los que nos rodean, añoramos terriblemente a los que ayer estaban con nosotros.
Aprendemos que en los momentos más extremos es cuando nos damos cuenta realmente de nuestra fortaleza y nuestro valor para afrontar conflictos.

Y uno aprende que amor no significa sexo. Que el amor implica deseo sexual pero el deseo no implica amor.

Uno aprende que una compañía no significa seguridad, ya que en ocasiones la compañía es el verdugo.
Que a lo largo de nuestra vida hacemos nuevas amistades, pero echamos de menos a aquellos que llegamos a querer y que por diversas circunstancias acabamos distanciados.
Aprendemos que el tiempo pone cada cosa en su sitio, que las oportunidades llegan cuando estamos preparados pero que hay que estar preparado para cuando lleguen.
Con el tiempo aprendemos que la verdadera felicidad está en el recorrido que seguimos hasta obtener nuestros objetivos, en las ilusiones y en la esperanza.
Y uno empieza a crecer, a madurar, a aprender …
Y uno aprende y aprende … Y con cada día uno aprende.
Pero desafortunadamente … sólo con el tiempo.
.* Reflexión
Con el tiempo aprendes la sutil diferencia que hay entre tomar la mano de alguien y encadenar un alma, Y aprendes que el amor No significa apoyarte en alguien y que la compañía no significa seguridad.
Y empiezas a entender que los besos no son contratos ni los regalos promesas
Y empiezas a aceptar tus derrotas con la cabeza en alto con los ojos bien abiertos con la compostura de un adulto no con el rostro compungido de un niño
Y aprendes a construir todos tus caminos en el hoy porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes!!!
Con el tiempo aprendes que incluso los agradables rayos del sol queman si te expones demasiado a ellos. Por lo tanto, Siembra tu propio jardín y adorna tu propia alma en vez de esperar a que alguien te lleve flores.
Y así aprendes que en realidad puedes sobrellevarlo todo... que en verdad eres fuerte y que en realidad ¡vales mucho!
El arte de vivir