jueves, 31 de diciembre de 2015

"ES MÁS FÁCIL OBTENER LO QUE DESEAS CON UNA SONRISA"

Dicen que Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, a veces, nunca se borra.
Un sonrisa
Por motivos para sonreir que no sea, pero aquí hay diez concretos que nos ofrece una sonrisa
1. La gente que sonríe es calificada como más confiable y más extrovertida. Para eso la sonrisa tiene que ser espontánea. Las que no lo son no funcionan igual. El valor de una sonrisa se ha cuantificado incluso: un diez por ciento de confianza añadida.
2. Una sonrisa incrementa la comprensión de quien ha roto las reglas. En otro estudio se demuestra que la gente valora más a quien sonríe cuando es cazado en falta, que a quien no lo hace.
3. En situaciones menos graves, como cuando olvidamos la fecha de nuestro aniversario de boda o un cumpleaños, sonreir hace que el/la ofendido/a sea más comprensivo.
4. Si no sonreímos ante una buena noticia, quien nos la da se ofenderá. Y nosotros lo sabemos. Sonreir ante las buenas noticias es una exigencia social, más respetada por las mujeres que por los hombres.
5. La sonrisa reduce el estrés. Los psicólogos lo llaman “feedback facial”. Incluso forzar la sonrisa beneficia a la sensación de alivio del dolor. Pero cuidado: pasarse sonriendo, como sabemos, genera también rechazo.
6. La sonrisa favorece también la atención. En una investigación se demostró que quienes más sonreían veían mejor el panorama global y se enredaban menos en los detalles.
7. Por supuesto, la sonrisa acentúa el atractivo sexual, por encima del contacto visual. En un estudio se estudió el comportamiento de los hombres con las mujeres en un bar. Cuando la mujer miraba al hombre, éste se acercaba en un 20 por ciento de las ocasiones. Si ella sonreía, en el 60 por ciento de los casos. Las sonrisas masculinas son mucho menos mágicas. De hecho, según parece, los hombres son más atractivos si se muestran más comedidos, incluso tímidos.
8. Las sonrisas sinceras implican movimiento de la boca, pero también de los ojos. Hasta hace poco creíamos que era muy difícil simular una sonrisa verdadera. Hoy sabemos, sin embargo, que el 80 por ciento de las personas pueden simular bien una sonrisa. No parece tan difícil. Para que la sonrisa sea o parezca verdadera tiene que extenderse por la cara como en la mitad de un segundo. Demasiado rápida, como de una décima de segundo, y la sonrisa será menos seductora.
9. A las camareras que sonreían en un experimento (que no se hizo con camareros) les daban mayores propinas. Ya vimos que lo mismo pasaba con los camareros que simplemente rozaban levemente a sus clientes.
10. La gente responde a una sonrisa. La sonrisa como el bostezo y otros gestos, se contagia. De hecho, ante una sonrisa la mitad de la gente responde sonriendo.  Esto no es tan trivial. Ante un gesto de agresividad leve, casi nadie responde con otro.
En cualquier caso, parece claro que quien sonríe vive más años. En un estudio se ha cuantificado, más o menos en siete años más, la esperanza de vida entre quienes sonríen. Obviamente la relación causal no está determinada, y es posible que sea el optimismo el que da longevidad, pero también es cierto que simplemente sonreir ayuda a ser más optimista…

El arte de vivir