jueves, 29 de octubre de 2015

"ERES TÚ MEJOR JUEZ"

“Si miras lo que eres dentro de ti, no tendrás cuidado de lo que fuera hablen de ti.”
Tomado de:Imitación de Cristo


Se tu mejor juez
No hay mejor juez para un ser humano que uno mismo. Si nosotros sabemos lo que somos y hacemos, no debe importarnos lo que los demás hablen... a fin de cuentas, la gente siempre habla por hablar, por decir algo. Anda bien contigo mismo y con tu conciencia, y olvida lo que los demás puedan decir de ti.
Valórate siempre, confía en ti, lucha por ser un mejor ser humano cada día... los demás... ¿qué son los demás? Cada cual que se preocupe de mirarse a sí mismo; no somos quienes para estar mirando las pajas que caen en los ojos ajenos. No hay mejor recompensa o satisfacción que sabernos libres, y no es libre aquél que se dedica a estar hablando de los demás, peor aun, sin analizarse primero a sí mismo.
He aprendido algo muy importante en esta vida: "No podemos juzgar, porque con la misma vara que medimos, seremos medidos, y nunca estamos exentos de caer en las tentaciones en las que han caído los demás..."
No debemos decir: "De esa agua no beberé..." te aseguro que en menos de lo que imaginas, estarás bebiendo de esa agua, peor aun, beberás de ella luego de haberla ensuciado. No critiques los pecados ajenos, te aseguro que caerás en ellos antes de que te des cuenta... No podemos vivir la vida criticando y metiéndonos en lo que no nos importa. No podemos vivir la vida hablando de las cosas que le pasan a los demás sin siquiera haber intentado ayudarles a resolver su problema.
Vivamos mirando nuestro interior cada segundo, de esa forma, no nos quedará tiempo para estar hablando de otros... y si otros hablan de ti... ¿Qué más da? Tú sabes lo que eres, lo que das, lo que muestras y lo que ocultas... Eres tú y a ti, a quien debe preocuparle lo que ocurre contigo, con lo que rodea tu mundo interior. Si te sientes bien contigo mismo, todos los demás comentarios sobran.
Vive para los demás, viviendo para ti... Ayuda a los demás sin entorpecer su crecimiento espiritual. Cada cual crece individualmente. Vive para crecer tú también, y ayudar a crecer a los demás, pero sin inmiscuirte. Vive tu vida... disfrútala... los demás, que se revienten hablando... al final... ellos son los que tendrán que rendir cuentas de lo que te han quitado. Tú crece, crece, crece...
Tu espíritu y tu alma viven en ti y se alimentan de tus pensamientos positivos... No dejes que nada negativo y externo te afecte. Date cuenta de que eres luz y a la luz regresarás.

El arte de vivir