martes, 9 de junio de 2015

"LA GRATITUD ES RIQUEZA, LA QUEJA POBREZA"

Es tan difícil para la mayoría de las personas sentirse agradecidos con el poco dinero que tienen que debido a esa falta de agradecimiento es que no pueden ser felices.
Riqueza o pobreza 

Todos los que se quejan por la falta de dinero creyendo que el dinero es el culpable de todos los males  son los que menos disfrutan de las cosas buenas de la vida  y buscan todo tipo de excusas para justificarse.La gratitud es riqueza y la queja es pobreza; es la regla de oro de la vida, en tu salud, tu trabajo, tus relaciones y tu dinero. Mientras más agradecido puedes estar por el dinero que tienes, aunque no tengas mucho, mas riqueza recibirás. Y mientras más te quejes acerca del dinero, más pobre te volverás. La mayoría de la gente no piensa que se queja acerca del dinero, pero cuando el dinero escasea en su vida, se queja sin darse cuenta. Las quejas surgen en la mente al igual que en las palabras y la mayoría de la gente no está consciente de los muchos pensamientos que ocupan su mente. Cualquier queja- negativa, de envidia, preocupaciones o palaras- acerca del dinero crea literalmente pobreza. Y desde luego las mayores quejas se producen cuando hay que usar el dinero para hacer pagos. Si no tienes suficiente dinero, para pagar tus cuentas puede convertirse en una de las tareas más difíciles. Puede parecer que hay mas cuentas que dinero con que pagarlas. Pero si te quejas de tus cuentas, lo que estás haciendo es quejarte acerca del dinero, y las quejas te mantienen en la pobreza. Para estar agradecido por una cuenta piensa en lo mucho que te beneficiaste con los productos o servicios facturados. Si es un pago por alquiler o hipoteca agradece que tienes una casa en donde vivir. Imagina que la única manera en que puedes vivir en una casa sea ahorrando la cantidad total del dinero y pagándola en efectivo. Imagina que no existiera el concepto de las instituciones de préstamo o lugares de alquiler. La mayoría de nosotros viviría en la calle. Si estas pagando la cuenta del gas o de la electricidad piensa en la calefacción o el aire acondicionado que recibes, las duchas calientes y cada aparato eléctrico que pudiste utilizar por ese servicio. Puedes utilizar este ejemplo: escribe la palabra mágica, “Gracias- pagado”, en cada cuenta. Sentir gratitud por el dinero que has pagado garantiza que recibirás más. La gratitud es como una hebra dorada magnética pegada a tu dinero, de manera que cuando le pagas a alguien, el dinero siempre te regresa, a veces en igual cantidad, a veces diez veces más y a veces cien veces más. La abundancia de lo que recibes de vuelta no depende de cuánto dinero das. Puede ocurrir que sientas gratitud cuando pagas una cuenta de cincuenta dólares que podrías llegar a recibir de vuelta cientos de dólares.


El arte de vivir