lunes, 1 de junio de 2015

"EL SIGNIFICADO DE LOS VALORES"

Como su propia palabra indica, y valga la redundancia, los valores tienen valor por sí mismos. Los valores nos permiten darle sentido interno a nuestras conductas y a nuestras actitudes, porque es gracias a ellos que somos capaces de preferir, opinar, decidir, desechar y elegir un comportamiento en lugar de otro.


El arte de los valores
Un mismo valor puede adquirir diferentes matices de significado para diferentes personas, porque los valores están estrechamente relacionados con nuestros sentimientos y nuestras emociones. Cada individuo tenemos nuestra escala de valores y somos capaces de decidir y defender cuáles son los que ocupan el top de nuestra lista; una lista que iremos modificando con el tiempo a partir de nuevos conocimientos adquiridos y nuevas experiencias vividas.

Cuando alguien pretende poner nuestros valores en tela de juicio entramos en una discusión cíclica y sin salida en la que por lo general ambas partes tenemos razón. La explicación a esto se basa en esos matices personales que añadimos en función de nuestras creencias y emociones a la palabra en sí con la que definimos nuestros comportamientos. Al fin de cuentas, la importancia no radica tanto en las palabras y en la definición personal que le damos al valor en cuestión, sino que lo realmente importante es lo que significa y representa para uno mismo y la manera en cómo actuamos.

Sin ir más lejos, en cualquier organización en la que participemos (empresa, familia, pareja, colegio, sociedad,…) nos encontramos con problemas derivados de la falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Pero si nos fijamos bien, ¿cuándo surgen estos problemas?. La aparición de las verdaderas discusiones y de los verdaderos problemas se da siempre tras la conducta, porque es entonces cuando comprobamos que hay incompatibilidad entre lo dicho y lo hecho (esa persona ha mentido) o entre lo que ha hecho y lo que yo creo que debería haber hecho (no compartimos los mismos valores).

Si los valores no tienen más o menos significados comunes para todos los miembros de las organizaciones, el ambiente se crispa, las personas se implican menos, bajan su rendimiento y se pierde en eficacia. Por eso, al detectar la existencia de incongruencias de valores (e insisto que se detecta más en el hecho que en la palabra), la comunicación debe hacer su aparición con el fin de consensuar y llegar al equilibrio necesario para que el organismo funcione correctamente. No debemos por lo tanto caer en el error de pensar que, por el simple hecho de que entre personas exista la misma etiqueta para un determinado valor, todos vamos a actuar igual. Ni tampoco al contrario, pensar que si discrepamos en las definiciones ello nos va a llevar a actuar de manera muy diferente ante situaciones similares.

El arte de vivir