jueves, 7 de mayo de 2015

"¿EL HUMANO NACE O SE HACE?"

Alguna vez te has preguntado cómo se desarrollaría el ser humano si no tuviera las influencias actuales de la sociedad. ¿Aprendería a expresar los sentimientos, la cooperación o la curiosidad que algunas teorías dicen son innatas? ¿O más bien sería instintivamente sobreprotector, egoísta y competitivo?.
 El ser humano no es un estado genético o genérico por creerlo o pensarlo así.
El hombre al nacer no nace inteligente ni consciente; por consiguiente, tampoco nace ser humano. Si el hombre nace genética y físicamente sano, nace con la aptitud para acceder y desarrollar, las escalas mas elevadas de la inteligencia y de la consciencia, entre otras cualidades constitutivas, indispensables para poder constituirse en Ser Humano. De lo contrario, ahí se quedará estancado y distraído, sin futuro, inconsciente, sin futuro, sin ser, sin sentido, sin razón de vivir o existir.
Desafortunadamente, la ciencia y el hombre en general, no conocen las diferentes escalas de la inteligencia y la conciencia. Desconocen de donde provienen y como desarrollarlas, incluso ni siquiera tienen estos términos debidamente definidos y conceptuados. La ciencia comete una muy grave equivocación, una muy grave omisión, al considerar que el hombre genética y genéricamente al nacer, nace Ser Humano, porque desconocen las aptitudes y  cualidades constituyentes que lo componen. Por ello no saben diferenciar un hombre ignorante e inconsciente, un degenerado racista de un Ser Humano.
Por el solo hecho genético y genérico que trae una persona al nacer, no se le puede considerar humano. Para poder considerar o calificar a alguien como ser humano, debe haber desarrollado entre otras aptitudes las escalas de la inteligencia y la consciencia humana. Gracias a la genética, una persona nace con la aptitud para desarrollar las cualidades constituyentes  del Ser Humano, nace con la aptitud de desarrollar la inteligencia y conciencia Humana, si es que tiene y mantiene la actitud necesaria para ello.


El arte de vivir