miércoles, 26 de noviembre de 2014

"¿ERES UNA PERSONA MITONOMA?"


Señales de que eres una persona mitónoma.

Mentiroso
La mentira patológica es un tipo de comportamiento que indica una aparente falta de control, un cierto trastorno psicológico, por lo cual es importante que se pueda reconocer y diagnosticar esta conducta lo más pronto posible para recibir la atención necesaria. Las mentiras forman parte de...El cerebro de los mentirosos...

Todos hemos dicho alguna mentirilla en la vida, pero existen personas que lo hacen de manera compulsiva, como parte de una patología. A este último grupo de personas se le llama mitómana, pues sus mentiras son persistentes, generalizadas, desproporcionadas y muchas veces, no conscientes. Así describe a un mitómano el psicólogo y profesor de la Universidad de Massachusetts, Robert Feldman.

Por su parte, un grupo de científicos de la Universidad de California del Sur, ha descubierto que el cerebro de los mentirosos compulsivos posee ciertas particularidades en su estructura que los diferencia de los 'honestos': el cerebro de los mentirosos tiene más sustancia blanca.

Este último grupo de científicos explica que mentir supone un esfuerzo para la persona. “Tienes que suprimir tus emociones o regularlas para que no parezca que estás nervioso. Hay que suprimir la verdad y la toma de decisiones morales se lleva a cabo en la sustancia gris del lóbulo pre - frontal", según explican en su estudio publicado por The British Journal of Psiquiatry.

Pillado
Si bien aún falta mucha investigación al respecto, diversas investigaciones coinciden en que existen algunas señales que permiten reconocer a una persona que es mitómana compulsiva o patológica, dependiendo el grado de continuidad con esta conducta:

Las mentiras forman parte de la vida. 
1. Cambian sus historias todo el tiempo, incluso en ocasiones, no mantienen algo que habían sostenido previamente.
2. Exageran demasiado los relatos acerca de cualquier cosa, desde la más simple hasta la más importante.
2. Siempre tienen una historia semejante, incluso mejor, que la que alguien les cuenta a ellos.
3. Viven una especie de realidad paralela, le dan otro significado a los conceptos de mentira y verdad.
4. Se defienden enérgicamente ante cualquier cuestionamiento de sus dichos.
5. Suelen tener baja autoestima aunque nunca lo demuestran.
6. Suelen olvidar lo que contaron.
7. Suelen ser personas muy inseguras aunque nadie pueda notarlo.
8. Anomalías cerebrales de los mentirosos compulsivos.
La mentira patológica es un tipo de comportamiento que indica una aparente falta de control, un cierto trastorno psicológico, por lo cual es importante que se pueda reconocer y diagnosticar esta conducta lo más pronto posible para recibir la atención necesaria.

El arte de vivir