lunes, 15 de septiembre de 2014

"DILE NO A TUS HIJOS"

Dile NO a tu hijo de vez en cuando. La sociedad te lo agradecerá

Sabes decir ¿no?.
Felicidad, buen humor, carácter, autoestima, buenos sentimientos y obediencia, son algunos de los valores que se deben enseñar a los niños.
Marcar límites desde la niñez es positivo para los padres puesto que gracias a esta medida pueden mantener la autoridad pero también, para los hijos que aprenden a manejar su frustración al asumir el concepto de límite. La palabra no marca un límite a los deseos infantiles que tienen que asumir la realidad de la vida.

Mientras los hijos están pequeños son más receptivos y más amorosos. A medida que van creciendo y llegando a la adolescencia, algunos se vuelven introvertidos, flemáticos y sienten rechazo por cualquier muestra de afecto de sus padres, sobre todo en público.
Sin embargo, en cualquier etapa de la vida de un hijo, es muy importante demostrarle que se le quiere porque es una forma de alentar su crecimiento como una persona de bien. Además, incentiva sentimientos positivos en su corazón para hacerlo capaz de recibir y dar amor y de forma adicional, aumenta su autoestima.
El amor es un sentimiento complejo. Sin embargo, como madres, debemos entender que sentir amor no significa automutilarse ni dejar de ser una, sino tener la capacidad de desear el bien de nuestros hijos, de querer darles cariño y muestras de admiración sin hacernos menos. Es importante darles amor y al mismo tiempo inculcar que existen límites que deben respetar.
Entonces, dar a amor a nuestros hijos es un acto necesario de liberación para cada mujer. De liberación porque nos permite exteriorizar nuestros afectos sin temores y sin tapujos. Dar amor es ser libre y si el receptor es nuestro hijo, el resultado es aún más positivo porque nos sentimos realmente felices.
La felicidad nos permite ser mejores y asumir nuestra responsabilidad de mujeres, de madres y de esposas con plenitud y optimismo.

Dile no
Pero si es bueno para nosotras, también lo es para nuestros hijos. De acuerdo con el sitio especializado Entre Padres, existen varios motivos importantes para decirle a nuestro hijo que los amamos. A continuación, detallamos algunos de ellos:
Le damos confianza en sí mismo. Lo hacemos verse como un ser capaz de generar amor en otras personas.
Le generamos sentido de pertenencia. Sabe que forma parte de una familia que lo ama y que está siempre a su lado.
Le damos felicidad, con lo que su cuerpo genera endorfinas (las llamadas hormonas de la felicidad), las cuales son positivas para el organismo porque no sólo generan placer, sino bienestar, ganas de vivir y alejan la depresión.
Aprende el significado del amor y entiende que él también puede dar amor a otros.
Le hacemos sentir apoyo incondicional. Con esto lo ayudamos a ser valiente y capaz de conseguir sus metas.
Con el amor, alentamos a que se desarrolle libremente y a que crezca como una persona individual, con sus propios aciertos y desaciertos.
Ante cualquier error o inconveniente, sabrá que puede recurrir a sus padres. No obstante, a medida que crezca, también será capaz de levantarse ante cualquier caída y ser plenamente capaz de resolver sus problemas.
Con el conocimiento del amor, hacemos que su corazón albergue otros sentimientos valiosos como la alegría, la esperanza y la fe.
Estos son solo algunos motivos para decir a tu hijo que lo amas. No sólo te estás haciendo un favor a ti misma sino que -tenga la edad que tenga- estás ayudando a que tu hijo sea una persona feliz y auténtica al aprender a expresar sus propios sentimientos.

El arte de vivir