martes, 12 de agosto de 2014

"LA VIDA ESTÁ LLENA DE OBSTÁCULOS Y DESAFÍOS"

Sólo triunfa el que se esfuerza en superarlos.

Nunca andes por el camino trazado, pues te conducirá únicamente 
hacia donde los otros ya fueron.
Alexander Graham Bell


Impotencia
El camino de la vida, está lleno de obstaculos, piedras y trampas. Las cosas a veces se nos hacen cuesta arriba, casi imposibles de superar, sin embargo, siempre habrá una salida. Siempre habrá alguien esperandote, y tendrás una segunda oportunidad para volver a empezar con buen pie. Lo vemos todo negro, cuando en realidad es una tontería. Y es que al fin y al cabo, la vida es maravillosa, y nosotros nacimos para hacer historia en ella.

DETÉNGANSE. Miren alrededor. Seres humanos. Vidas cruzadas que tratan de caminar por un mundo lleno de obstáculos. Sobrevivir en una convivencia en la que cada uno procura defender su punto de vista. Su meta. Sus razones. La diferencia, la diversidad, es el planteamiento natural de nuestra especie, que intenta aceptarse y convencer al otro del porqué de su grito, o de su desgarro. Observen. Y pónganse en el lugar del otro. En cada ser humano hay una historia de amor, una sonrisa, un sueño, una familia, un llanto, una agonía. Una vida. Con todo lo que eso significa. Pasamos por aquí, durante un tiempo, amamos, peleamos, nos reproducimos, o no, y nos vamos, sin nada, sin nada de lo que hemos acumulado en un paréntesis donde sobrevolamos como podemos. Y durante ese rato, merece la pena intentar estar plenamente consciente, para que no te confundan, para poder elegir. Por la sinceridad y la profundidad de las palabras de quien celebraba la visibilidad sin castigo, la unión legal, la posibilidad de caminar entre los demás. Después de tantos años de vejaciones, de falta de lugar, normalizar la vida cotidiana, lo más pequeño, supone una revolución fundamental. Un cambio histórico en lo más profundo del tejido social, que era impensable hace muy poco tiempo en un país como el nuestro. Y al hablar de igualdad, hablamos de derechos humanos. Porque cada uno debe vivir su vida en paz. En armonía. Y en el respeto a los demás. Por eso, a pesar de la crisis y la desesperanza, a pesar de la gran decepción que nos arrastra a centrarnos en lo más prosaico y que nos impide soñar, a pesar de todo, no hay que olvidar. No hay que olvidar quiénes somos y lo que hemos conseguido. 
Todas las personas tenemos etápas en las que aprendemos y conocemos lo que significa el ser y existir, la niñez, la adolescencia, la juventud, la madurez y la vejez. Entre todos nuestros años, hay un momento en que la vida parece más difícil de lo que nos esperamos y dejamos de consultar las reglas, deberes, leyes, origenes y normas de ésta y nos lanzamos a escribir algunos versos que nos hacen soñar e imaginar lo que estamos deseando hacer, sentir.
Estas lecciones nos hacen reflecionar a cerca de lo que nos ha pasado y nos puede pasar. A pesar de todo, la vida es bella y nos da la oportunidad de rectificar y pensar en el hoy que nos permite seguir hacia un mañana.
El arte de vivir