lunes, 17 de febrero de 2014

"MIEDO A LA SOLEDAD"

Cual es su origen.

Soledad significa aislamiento o confinamiento, falta de contacto con otras personas. 

Miedo a la soledad
Puede tener origen en diferentes causas, como la propia elección del individuo, una enfermedad


contagiosa, hábitos socialmente no aceptados u otras como la situación social o laboral del individuo. La soledad durante períodos cortos es a veces valorada como un momento en el que trabajar, pensar o descansar sin ser distraído. Puede también buscarse por privacidad. Por otra parte, la soledad durante períodos más largos suele ser vista como desagradable, causando aislamiento y reclusión, resultado de una incapacidad de establecer relaciones con los demás. Sin embargo, para alguna gente no es algo deprimente: los monjes la ven como una forma de iluminación espiritual. 

Debe hacerse una distinción entre la soledad física y mental. Un individuo puede buscar soledad física para eliminar distracciones y concentrarse o meditar más fácilmente. Aun así, no es el fin en sí mismo, y una vez se alcanza suficiente capacidad para ignorar las distracciones, la gente se vuelve menos sensible a las mismas y puede mantener la concentración. Alguna gente muy entrenada (p.e. los monjes budistas) pueden alcanzar altos niveles de concentración a pesar de las circunstancias externas. Dicha gente no desea interacción con el mundo físico: su atención es su mundo, al menos ostensiblemente. 

Los síntomas de soledad impuesta frecuentemente incluyen ansiedad, alucinaciones, o incluso distorsiones de la percepción y el tiempo. Los jóvenes suelen adaptarse mejor a la soledad que las personas mayores.

Consejos Para Manejar La Soledad

Estos son apenas 5 consejos para aprender a estar a gusto y feliz con uno mismo, y poder superar el miedo a estar solo. Dar este paso, te ayudará entonces a conectar con otras personas más fácil y sólidamente, pues te relacionarás ya no desde una perspectiva de temor al abandono, sino desde la de un individuo completo en sí mismo, tan completo que tiene para compartir con otros.

1.- Busca momentos de soledad

Aprovecha el tiempo que tienes a solas para meditar, conocerte y reflexionar sobre quién eres. Al principio será difícil y habrá temor, pero con el tiempo podrás ver que eres tu mejor compañía.
Comienza con períodos cortos, trata de hacer cosas solo, como ir a la tienda o a los encargos sin compañía. Aumenta esos tiempos cada semana.
2.- Evita las distracciones
En este mundo tecnológico es fácil sentirse acompañado por la televisión, el radio, Internet o el teléfono celular. Trata de no llenar el vacío con distracciones externas. 
La lectura por otro lado, es una actividad que puedes realizar perfectamente a solas y que nutrirá tu espíritu además de que ejercita la imaginación.
3.- No es lo mismo estar solo que sentirse solo.
Date cuenta de la diferencia. Estar solo es un estado temporal, nadie está realmente solo. Sentirse solo es más bien un estado mental que describe como te sientes. 
El que se siente solo puede estar rodeado de una muchedumbre y aún así sentirse triste y abandonado. La persona que sabe estar sola, también disfruta estar acompañada cuando el momento lo amerita. 
4.- Trabaja en tu vida social
Trata de hacer y crear amistades duraderas, no busques sólo compañía superficial con tal de no estar sol@. Las conexiones íntimas con otras personas te nutren como individuo y te llenan aún cuando estés sin compañía, pues sabes que esas personas estarán ahí para ti cuando las necesites, aún cuando estén lejos. Aprende a crear relaciones nuevas.
5.- Acude a terapia
Si tu problema es muy serio y no soportas estar sol@, un terapeuta te puede ayudar a darte cuenta de la raíz de tu problema, enfrentar la soledad sin sufrirla y, eventualmente, a construir lazos fuertes con otras personas.


El arte de vivir