jueves, 6 de febrero de 2014

"LAS MENTIRAS QUE MÁS DECIMOS SOBRE EL SEXO"

Son un clásico de la sexualidad.

Es un clásico que, durante el acto sexual, se digan mentiras. De acuerdo con el Doctor Joyce Brothers, los hombres mienten a las mujeres para evitar rencillas; mientras que ellas, para hacer sentir mejor a la otra persona; aunado a lo anterior, ellos también lo hacen para aumentar su ego.

Mentiras piadosas.
Pero, ¿por qué mentimos? El psicólogo de la Universidad de Massachusetts, Robert Feldman, en su estudio comprobó que la mentira está relacionada con la falta de autoconfianza: "Cuando la gente ve su autoestima amenazada, empieza a ocultar la verdad", señala.

Sea por un motivo o por otro, en De10.mx te enlistamos las 10 mentiras masculinas que ellos le dicen a ellas dentro y fuera de la cama. 


1. No existe el sexo sin amor. 
Esta es la típica mentira para no provocar inseguridad, pero todas las mujeres han fantaseado alguna vez con tener una aventura llena de pasión con un desconocido o famoso o incluso han tenido una noche loca en la que han disfrutado muchísimo.

2. Lo importante es la personalidad
Evidentemente que la personalidad es muy importante, es esencial en una pareja y el motivo por el que te enamoras, pero también es tremendamente importante la apariencia física, la atracción. Si no deseas a tu pareja por mucho que te guste su personalidad, la relación está abocada al fracaso.

3. El tamaño no importa
Esta es la mayor tontería que sueltan las mujeres por la boca, y sino que pregunten a las actrices que rodaban con Nacho Vidal, el tamaño importa, tanto por grande como por pequeña, por fina como por ancha. Y los extremos nunca fueron buenos…

4. El alcohol es un estimulante sexual
Mentira. Si bebes un poquito, te pones “alegre” y te ayuda a desinhibirte pero
Que grande.
también tiene su contrapunto negativo: se pierde sensibilidad y además es más difícil llegar al orgasmo. Estarás más activa pero no disfrutarás más.

5. Nunca he fingido un orgasmo
Los estudios afirman que cerca del 80 por ciento de las mujeres han fingido alguna vez un orgasmo, ya sea por complacer a sus parejas o porque delante tienen un patoso que no hay forma de hacer nada con él. Por desgracia la mayoría de mujeres en algún momento lo han hecho.

6. No me gustan las palabras sucias
Aunque no se confiesa, muchas mujeres sí aceptan y dicen frases eróticas que suben la temperatura, todo depende del momento y la confianza. Los susurros en el oído en pleno acto sexual pueden ser muy, pero que muy, sugerentes y a las mujeres por mucho que digan les gustan.

7. No tengo fantasías
Tanto hombres como mujeres tienen fantasías sexuales, todo el mundo tiene un sueño o un deseo de realizar algo prohibido o en un lugar exótico. Así como todo el mundo sueña por las noches pues todo el mundo tiene deseos y fantasías sexuales, aunque algunos bastante escondidas. No confesar este tipo de deseo puede denotar falta de confianza en la pareja.

8. No me gustan los juguetes sexuales
Películas eróticas, strippers o juguetes sexuales, causan curiosidad a la mayoría de

Eres el único 
las mujeres. Y sino, ¿por qué tienen tanto éxito las reuniones del tuppersex? Las mujeres mienten por el qué dirán y principalmente por pudor pero luego sí que los usan o por lo menos les crean curiosidad.

9. Eres el único que me hace sentir así 
Y cuando acabas la frase te crece la nariz. Todas las mujeres han tenido un amante que las ha marcado antes que su pareja. Puede ser que los momentos con tu pareja sean muy especiales porque estas enamorada y todo se ve más bonito pero esta respuesta se da únicamente ante el cuestionamiento de los hombres sobre la cantidad y calidad de antiguos amantes. Las mujeres prefieren subir el ego del curioso que tener que dar explicaciones y aguantar inseguridades después.

10. Siempre que quieres, yo quiero 
Es una suerte que ambos lleguen al orgasmo al mismo tiempo, siempre uno llegará primero y es ahí donde la pareja debe conocerse para ayudar al otro. Así mismo, muchas mujeres están con su pareja por complacerlo a él y no por su propio placer, esto es un pensamiento antiguo pero que desgraciadamente todavía se da. No querer defraudar a la pareja.

El arte de vivir