viernes, 15 de noviembre de 2013

"TÚ TIEMPO ES LIMITADO"

No malgastes tu tiempo.

Tu tiempo es limitado, así que no lo desperdicies viviendo la vida de alguien más. No te dejes atrapar por el dogma, que es vivir con los resultados de los pensamientos de otras personas. No dejes que el ruido de las opiniones de otros ahogue tu voz interior. Y lo más importante: ten el coraje de seguir a tu corazón e intuición. De algún modo ellos ya saben lo que realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario”. Steve jobs.

Tiempo limitado
Uno de los aprendizajes más útiles y saludables en los que podemos interesarnos es éste: cómo invertir nuestro tiempo.

Cada uno de nosotros cuenta con el mismo tiempo: 24 horas al día. Y lo que hagamos con ellas influirá en lo que vayamos logrando con el tiempo y en cómo nos sintamos con nosotros mismos.

Si te sientes mal porque el tiempo no te alcanza para lo que quieres hacer; si estás estresado o si sientes que estás descuidando aspectos esenciales porque no atinas a organizarte, estas sensaciones no tardarán demasiado en reflejarse en tu estado de ánimo… ¡o en tu salud!

El arte de vivir
¿Cuál es tu visión del tiempo?
La primera dificultad que encontramos a la hora de aprender a manejar nuestro tiempo es el mismo concepto que nosotros tenemos del tiempo.

El tiempo es algo intangible y nuestra percepción del mismo es subjetiva. Pero, ¿qué tal si lo imaginamos como algo tangible?

Suponte que, cuando te levantas por la mañana, tienes un recipiente frente a ti. Un recipiente que tú vas a ir llenando. Y, como le caben una cantidad limitada de cosas, tienes que escoger muy bien qué vas a echar ahí… y qué vas a dejar fuera.

Por tanto, has de dedicar un ratito a pensar la mejor manera de llenar ese recipiente. Esto es, ¿a qué vas a destinar esas 24 horas?

Asume tu responsabilidad
A qué destinas tu tiempo es exclusivamente asunto tuyo. Tú decides, en base a tus prioridades, con qué vas a llenar el recipiente ese día.
Estive jobs

Así es que asume esa responsabilidad, sin echar la culpa a las circunstancias o a la influencia de otros. Aprende a usar tu tiempo correctamente, antes de decir que no te alcanza el día.

Simplifica
Elige qué tareas no tienen porqué estar en ese recipiente. Obviamente, serán todas ésas que no son tan importantes para ti. ¿Quieres una lista orientativa?

El perfeccionismo exagerado. No consumas tanto tiempo en que cada cosa quede perfecta.
El tiempo de televisión y el consumo indiscriminado de noticias. Limítalo.
Correo basura, suscripciones innecesarias, etc. Fuera con eso.
Individuos que roban tiempo. Que hagan con el suyo lo que gusten, pero tú no tienes porqué atender a toooooodos los que te lo pidan.
Otras distracciones en tu trabajo. Trabajarás menos y mejor.
Pero, claro, corresponde a ti (según tus circunstancias) decidir qué simplificar y cómo.

Sólo recuerda que el tiempo es limitado y que sólo tú puedes decidir en qué invertirlo cada día. Conforme vayas invirtiéndolo en aquello que realmente te importa, mejor te sentirás.

El arte de vivir.