viernes, 18 de octubre de 2013

" SER O NO SER"

El eterno dilema.


¡Ser o no ser!, esa es la cuestión. ¿Qué es más digno para el alma noble, sufrir la porfía del rigor o rebelarse contra las desdichas?, ¿sufrir sin reaccionar o tomar las armas contra el mar de adversidades, oponiéndose a ellas?, ¿soportar los latigazos del injusto opresor, el desprecio del orgulloso, el dolor del desamor, la tardanza de la ley, la insolencia del poder, o luchar contra ellos hasta agotar sus fuerzas?... 



                                                                  El arte de vivir

Cuando yo era pequeño, los niños en el parque citaban en broma la famosa frase de Shakespeare: “Ser o No Ser; Esa es la Cuestión”. Pero en realidad no entendíamos lo que significaba.

Más tarde supe que el personaje de Shakespeare. Hamlet, quien dice estas líneas, es un príncipe melancólico que se entera de que su tío ha asesinado a su padre y se ha casado con su madre. El horror de esta realidad es tan perturbador que él piensa en el suicidio. Su duda era: “Ser” (continuar viviendo) o “No Ser” (quitarse la vida).



El arte de vivir

Aveces, el sufrimiento de la vida puede llegar a ser tan abrumador que somos tentados a caer en la desesperación.


Las pruebas pueden hacer parecer que la vida no vale la pena. Centrarnos en nosotros mismos puede llevarnos a la desesperación. Pero poner nuestra confianza en Dios nos da una perspectiva completamente diferente. Mientras vivamos en este mundo, podemos tener la certeza de que nuestro Dios Todo-suficiente puede sostenernos. Y como sus seguidores, siempre tendremos un propósito divino para “Ser”.

Las pruebas nos hacen pensar; pensar nos hace sabios; la sabiduría hace que la vida sea provechosa.

El arte de vivir
                                                                El arte de vivir.