viernes, 18 de octubre de 2013

" EL AMOR COMO INSTRUMENTO DE NUESTRA VIDA"


El amor




El amor no es lo que era

Romance

Hay una necesidad en cada ser humano de amar y ser amado. Hay también una necesidad de manifestar aquel amor. Lamentablemente, el concepto que cada persona tiene acerca de cómo demostrar ese amor es tan variado que el envase termina perdiendo el contenido. Un concepto de cómo demostrar amor es por medio de regalos, o siendo atentos con los demás. Un marido puede demostrar su amor siendo un buen guardián del bienestar de la familia y una esposa cocinando bien.

Los niños demuestran su amor siendo obedientes y una ausencia de obediencia pone aquel amor verdadero en tela de juicio. Los amigos manifiestan su amor por el compañerismo y los objetivos comunes.

Todas estas manifestaciones de amor implican algo agradable, algo placentero, algo bueno. Sin embargo, el modo en que alguien nos prueba su amor puede no ser de nuestro agrado, y la mayoría de las veces nos negamos a aceptar la forma particular en que aquella persona me demuestra su amor.

Omitimos signos importantes de amor porque rechazamos, deliberadamente o inconscientemente, aceptar el modo en que los otros demuestran su amor por nosotros.

Los padres a veces exigen un promedio académico “A” de parte de sus hijos como una prueba de

Un beso
amor. Aunque el amor nunca es mencionado, la decepción ante la adquisición laboriosa de una “F” acentúa una incorrecta escala de valores. El esfuerzo no es apreciado como una señal de amor; se requiere de una alta nota para probarlo.

Incluso muchos regalos son aceptados con poco aprecio porque aquel artículo particular no encaja con nuestra idea de un regalo, de una manifestación de amor.

La vida se vuelve muy complicada cuando esperamos que los demás nos manifiesten su amor del modo que nosotros queremos. Nuestros temperamentos, personalidades, nuestros gustos y disgustos son tan diferentes que es imposible manifestar nuestro amor de modo que satisfagamos a todos por igual.

El amor es la emoción más grande que tenemos los seres humanos, cuando amamos, nos volvemos soñadores, amables, simpáticos, el amar nos despierta todo lo mejor que tenemos los seres humanos, y además nos vuelve, altruistas, amigables, dicen que el amor es la fuerza que mueve el mundo, de pronto no en el sentido literal, pero si ayuda mucho, a la conservación de la raza humana en todos Los aspectos.

El arte de vivir