miércoles, 30 de octubre de 2013

"LA DUDA"

Pienso  luego existo.



La duda
La duda es un elemento necesario para el filosofar, ya que nos invita a cuestionar todo lo que nos dicen las personas o lo que aprendemos por medio de nuestros sentidos, impulsando en nosotros la necesidad de buscar la verdad de todo lo que nos dicen o conocemos.
Con la duda metódica se busca demostrar que los sentidos nos engañan.
Para la filosofía es muy importante que dudemos de todo aquello que nos presentan o han mostrado como verdadero. Ya que de este modo podemos comprobar y corroborar si las cosas son verdaderas o no.


                                                             Pienso luego existo

Cuando usamos la duda como método, lo colocamos nuestro ser, nuestras acciones en una actitud investigativa, en un deseo de descubrir las cosas, él porque de las cosas.

Cuando alguien nos cuenta una cosa, o la leemos, o la vemos por algún medio de comunicación, y no aceptamos esa información como verdad, entramos en la actitud filosófica de buscar la verdad, de aclarar esa sensación que no nos permite creer, en esa verdad que tenemos enfrente, de indagar más hechos y elementos que nos permitan acercarnos a la verdad. Por ejemplo: el agua que sale por el grifo, es agua con gas, como la que venden es las botellas. La anterior afirmación nos la anuncian como verdad, pero mi espíritu inquieto no la acepta, por consiguiente nos colocamos a investigar a reunir evidencias para corroborar o rechazar esa verdad. Después de haber reunido las evidencias necesaria llegamos a la conclusión de que esa afirmación inicial no es verdadera.


El arte de vivir

-   Método: una serie de pasos para indagar, descubrir, demostrar, llegar a la verdad.

-   Duda metódica: es el método filosófico inventado por Descartes para encontrar la verdad. Descartes pensaba que debías dudar de todas las cosas que nos habían enseñado, para descubrir si era verdad o no lo que nos habían enseñado.
                                                                                                                         
                                                          El arte de vivir