viernes, 5 de mayo de 2017

"NUNCA PIERDAS TU ESENCIA"

"NUNCA PIERDAS TU ESENCIA"
Lo que tú eres, lo más auténtico de ti, eso es tu esencia. Es imposible que la pierdas porque es parte de ti, lo que sí puede ocurrir es que la tengas tan escondida que no se vea.
Como dice la RAE (Real Academia Española) en su primera definición, esencia: Aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas. Y en la segunda: Lo más importante y característico de una cosa.
Nuestro organismo se está regenerando continuamente, nos crece el pelo, las uñas, nos cicatrizan las heridas, nuestros tejidos, piel y órganos van cambiando a lo largo de nuestra vida. Pero hay algo dentro de nosotros que no cambia, es esa parte auténtica e invariable que nos distingue.
Vive la vida
Es esa parte que está siempre con nosotros aunque pasen los años. La teníamos cuando éramos niños, de jóvenes, de adultos y la seguiremos teniendo por muy viejitos que nos hagamos.
No es ni nuestro nombre, ni nuestra profesión, ni de dónde somos, ni la edad que tenemos, ni lo que sabemos, ni lo que tenemos.
Es complicado definir quiénes somos si nos quitamos todas las etiquetas que vamos “coleccionando” a lo largo de nuestra vida. Quizá seamos lo que queda después de deshacernos de ellas.
A veces nos escondemos tanto, nos ponemos tantas corazas, que dejamos de ser nosotros mismos, o por lo menos no nos mostramos tal como somos.
Curiosamente nos suelen gustar las personas auténticas, naturales, espontáneas, las personas congruentes, las que se ríen de sí mismas y no temen al ridículo. Pero no es nada fácil ser nosotros mismos.
¿Por qué dejamos de ser nosotros mismos?
  • Por miedo a la crítica, al qué dirán o qué pensarán de nuestra forma de vestir, de ser, de vivir y de pensar.
  • El miedo al rechazo, la inseguridad, la falta de autoestima, querer dar una buena impresión, sentirnos aceptados y queridos… y tantas cosas que, a la larga, hacen que vivamos “escondidos”.
  • Por “encajar” en ideas, partidos, grupos y modas, pensando que si tantas personas las siguen será por algo.
  • Por hacer felices a los que nos rodean, por complacerles y por no perder su cariño, pensando que nos quieren por lo que hacemos o decimos.
¿Cómo puedes ser tú mismo?
  • Lo más importante es gustarte, quererte y aceptarte tal como eres. Y no me refiero a ser guapo, alto y esbelto. Sino a querer la “esencia” que queda después de quitar lo físico, lo que cambia y lo que se regenera. Aprender a querernos, valorarnos y aceptarnos nos hace libres.
  • Si no te gustas, busca qué es lo que puedes cambiar, trabaja en ti para llegar a ser la persona que quieres. Gustarte no significa que no tengas defectos, significa que aceptas tus “fallos” sin castigarte pero con el propósito de mejorar.
  • No tengas miedo a dar tu opinión, a ser diferente, a pensar diferente, a vestir a tu gusto, a llevar la contraria, a tener tus creencias, a expresarte. Nunca vas a gustarle a todo el mundo, no lo necesitas.
  • No te juzgues ni te compares, encuentra todo lo bueno que tienes y reconócelo. Quien te quiera y te acepte, lo hará por tu esencia, por quién eres de verdad.
  • Para quererte has de conocerte, una de las mejores herramientas de autoconocimiento y aceptación, es estar con uno mismo, meditar.
Cambia, mejora, aprende y avanza, desde tu esencia. Es lo que te distingue.

Ser tú mismo es hacer las cosas a tu manera, es expresarte a tu manera, es vivir a tu manera, es transmitir tu esencia. A veces lo llamamos ser original, pero yo creo que es ser auténtico.

El arte de vivir