viernes, 20 de enero de 2017

"LAS HUELLAS DE PERSONAS QUE CAMINARON JUNTAS NUNCA SE BORRAN"

Dicen que los amigos más fieles y los que más duran son los que conoces desde pequeño ya que, vamos creciendo juntos y pasando las mismas etapas con sus momentos buenos y malos, y en algunas de ellas, la figura del amigo es muy importante.
Las huellas
Pero también creo que, a lo largo de la vida, hay muchas oportunidades para conocer gente y entablar nuevas amistades: en vacaciones, haciendo deporte, en actividades de tiempo libre, cuando vas a la universidad, en los Erasmus, cuando comienzas a trabajar... Por ejemplo, yo tengo amigos del colegio, del Stadium, de la playa… Y oigo a mis padres que quedan con amigos de la infancia o con compañeros del trabajo.
Pero la pregunta es: ¿los amigos son para siempre? No necesariamente. Lo que sí pienso es que si realmente quieres mantener una amistad tienes que esforzarte y poner de tu parte ya que, como muchas cosas en la vida, si no se cuidan se pueden perder. Un amigo de verdad es alguien que te respeta y te acepta tal y como eres, alguien al que le puedes contar cosas que no te atreves a contar a otras personas, alguien a quien ayudar sin pensártelo (como él haría), alguien con quien te ríes, alguien con quien te enfadas pero siempre te reconcilias, alguien que te alegras de ver, de que te llame, de que te mande un WhatsApp… Cuando encuentras a una persona con estas características merece la pena hacer un esfuerzo para conservarla.

Otra cosa que también tengo clara es que los amigos se necesitan, y que es en la adolescencia cuando más empezamos a sentir esa necesidad. No sé si los amigos que tengo ahora los voy a tener para siempre pero, de momento, no es lo más importante porque, en esta edad, lo que hacemos es vivir el presente y ya se verá lo que venga después.

El arte de vivir